Departamentos

Alcalde ordena desalojar a vendedoras


Una orden de desalojo pende sobre 40 mujeres, jefas de familia, que sobreviven de la venta de frutas o tienen pequeños negocios ubicados en las aceras de las calles centrales de Masaya. La disposición la emitió la Alcaldía de Masaya, amparándose en el decreto 455 del Plan de Arbitrio Municipal, Título II, Capítulo II, Arto. 45, con el objetivo de mantener “bella” la ciudad.
La medida ha desatado la furia de las pequeñas comerciantes, que durante 27 años han encontrado en esta actividad la forma digna de ganarse la vida para mantener a sus numerosas proles.
Las mujeres, organizadas en la Asociación de Vendedoras de Andenes y Aceras de Masaya, introdujeron un recurso de revisión ante la municipalidad a fin de que les permitan ejercer la labor de forma organizada y legal.

Nunca las han organizado
Doña Flor de María Saborío Zúñiga, Presidenta de la Asociación, expresó que no ha sido prioridad de ningún alcalde organizar a este sector informal del comercio, pero que ninguno de los gobiernos municipales anteriores ha objetado el derecho que tienen estas personas de trabajar y ganarse el sustento diario.

Alcalde les da la espalda
Saborío criticó que el alcalde Orlando Noguera, a quien de forma personal apoyaron para que llegara a ocupar la silla edilicia, les haya dado la espalda en esta lucha por hacer prevalecer el derecho al trabajo. En el escrito presentado en el mes de enero le dicen: “Teníamos la esperanza que con usted se iba a solucionar nuestra situación, pero en respuesta recibimos orden de desalojo”.
Agregan que esa situación “nos obliga en nombre de nuestros hijos y familiares a defender nuestro derecho al trabajo en todos los ámbitos que sean necesarios”.
La solicitud de revisión fue respondida por el alcalde Orlando Noguera un mes después con un “no ha lugar al recurso de revisión”, manteniendo firme la orden de desalojo y explicando en el documento que está fuera de procedimiento establecer algún tipo de entendimiento o acuerdos con este sector.
Nuevamente este grupo de vendedoras recurre a las autoridades municipales para que revoquen la resolución, por habérseles notificado de forma extemporánea, violando lo que dice la Ley.

Medida discriminatoria
Las afectadas aprovecharon la oportunidad que les brindó EL NUEVO DIARIO para decirle al alcalde que la medida que ha tomado además de arbitraria es discriminatoria, porque los dueños de grandes negocios ubicados sobre las aceras no fueron notificados.

Piden diálogo para buscar salida viable
También le expresan el deseo de contribuir por la vía de los impuestos con la comuna y que se tome el trabajo de dialogar con ellas para encontrar una salida viable, de lo contrario tomarán acciones más beligerantes para que se les respete el derecho al trabajo, las que incluyen protestas con apoyo de la población y de los estudiantes de los colegios aledaños.
Finalmente le recuerdan al alcalde Noguera que él también fue pobre y sabe lo que es aguantar hambre, y “esa situación estamos seguras que él no quiere para nuestros hijos y para las que les dimos el voto”.