Departamentos

Doña Gricelda alcanzó el sexto grado a los 52 años


Máximo Rugama

Pueblo Nuevo
Gricelda María López Benavides es una mujer activa, emprendedora y lleva la voz cantante en su hogar. Esos esfuerzos la motivaron a alcanzar la meta que considera de suma importancia para su existencia: haber concluido sus estudios de enseñanza primaria a los 52 años de edad.
La señora López es originaria de la comunidad Los Llanos, ubicada a 25 kilómetros al sur de Pueblo Nuevo, Estelí. Su rostro refleja las señales de que ha enfrentado un arduo trabajo para salir adelante, tiene elocuencia para narrar con claridad las vicisitudes que pasó para alcanzar su meta.
Ella, junto a Lucinda Salgado, quien es originaria de la comarca Guasuyuca, Pueblo Nuevo, forma parte de las 187 mujeres campesinas de diversos sectores rurales de Estelí y Nueva Segovia que concluyeron la educación primaria gracias al apoyo y seguimiento que les ha brindado la Fundación Entre Mujeres, un ONG con sede nacional en Estelí.
La licenciada Diana Martínez, coordinadora de la Fundación Entre Mujeres, destacó el esfuerzo de las féminas por emanciparse y luchar contra todos los males que afectan al sector, sobre todo los abusos sexuales y la violencia intrafamiliar.
Apoyo de Bélgica
Éste y otros proyectos han sido posibles gracias a la cooperación económica del organismo Broeder lijk Delen, (Compartir entre Hermanas y Hermanos), de Bélgica.
La señora Gricelda María López Benavides, detalló que durante su niñez no pudo ingresar a la escuela porque sus padres eran demasiado pobres, pero ahora ratificó su voluntad de continuar los estudios de secundaria, hasta coronar una carrera en la universidad.
Detalló que inicialmente sus hijos le expresaban que se le dificultaría aprender a leer y a escribir, pero venció los temores, decidió ir a clases y ahora observa la vida con mayor optimismo.
Proyectos productivos
Ellas no sólo participan en este proyecto, sino que también están integradas a iniciativas productivas, como la producción de café orgánico, el que exportan a Estados Unidos y Europa.
De igual forma, impulsan proyectos para la elaboración de abono orgánico e iniciativas amigables con el medio ambiente.
Todo inicio es difícil, señaló Consuelo Alfaro, quien se ha desempeñado como promotora de educación de adultos. Hubo hombres que cuando inició el proyecto educativo se burlaban de ellas, no obstante, con tesón lograron salir adelante.
Ahora ellos hasta han solicitado que los integren al proyecto educativo, petición que todavía no materializan, porque el plan está dirigido a beneficiar específicamente a mujeres.