Departamentos

Desabastecimiento de agua en Belén es eterno

* Población se despidió del año viejo y recibió el nuevo sin el vital líquido * De cinco pozos, únicamente dos están funcionando, y a medias

Lesber Quintero

Belén
Pese a no estar en un desierto, los habitantes del municipio de Belén viven desde octubre de 2006 un eterno desabastecimiento de agua potable, que parece cosa de nunca acabar, con todo y que el FISE ejecutó un proyecto de 6.2 millones de córdobas que según el alcalde de ese municipio, Martín Bojorge, estaba destinado a solucionar la escasez del vital líquido.
Las quejas por la falta de agua llegan a montones a la Alcaldía y en menor escala a Enacal Rivas, “ya que hace dos meses no había agua del todo y ahora el municipio se ha dividido en dos sectores, a los que se les presta el servicio día de por medio”, explicó Bojorge, tras reconocer que al abrir los grifos, el chorro de agua sale con fragilidad.
Por su parte, el delegado de Enacal Rivas, Rubén Darío Lacayo, indicó que los sectores más afectados son las zonas altas del municipio, siendo en este caso las zonas aledañas al cementerio de Pueblo Nuevo, Calle El Triunfo, Calle San José, sector del cementerio de Belén, El Aguacate, Los Briones, Los Monos y San Blas.
Operan sólo dos
de cinco pozos
Agregó que la falta de agua se debe a que actualmente están operando sólo dos de los cinco pozos que suministran el vital líquido a los 729 abonados que existen en el municipio. “Los pozos que están trabajando actualmente son el número cinco, que tiene un caudal de 187 galones por minuto, y el tres, que da 75 galones por minuto”, indicó.
De los otros tres pozos uno está seco y los otros dos, fuera de servicio por problemas técnicos. Según Darío Lacayo, uno de los pozos dejó de funcionar desde el siete de octubre debido a que a la bomba se le deterioró una tarjeta electrónica Wasco por variaciones de voltaje, “pero el fabricante aceptó cambiar la tarjeta, y desde ayer se
contemplaba volver a hacer funcionar este pozo”, detalló.
Falta de agua desde
hace nueve años
En tanto el otro pozo que está fuera de circulación es el número uno, y no funciona desde el cuatro de diciembre de 2006 por problemas electrónicos. Según el alcalde Martín Bojorge, están a la espera de que Unión Fenosa llegue a solucionar el problema.
Cabe señalar que la histórica falta de agua potable que vienen sufriendo desde hace nueve años los habitantes de Belén, está previsto que se acabe con la ejecución de un proyecto de agua potable que impulsó el FISE con un costo aproximado de cinco millones de córdobas, y el mismo fue inaugurado en marzo de 2005, por el entonces presidente del FISE, José Antonio Alvarado.
El proyecto previsto a culminar en siete meses, incluía la instalación de cuatro kilómetros de tuberías, equipos de bombeo y la construcción de pozos. Dicho anuncio llenó de entusiasmo a los pobladores, pero hasta hoy la obra no ha dado los frutos esperados.
Esto, según Bojorge, se debe a que los pozos que se hicieron son de 95 pies de profundidad y no de 270, como estaba previsto en el proyecto, “lo que hace que el caudal del agua sea mínimo, y por ende, no abastezca a las bombas succionadoras”, concluyó el edil.