Departamentos

Fantasma de los Centeno Roque recorre el Norte


Francisco Mendoza

“El fantasma de Agresami” cobra vida en el departamento de Jinotega, donde más de 200 productores han sido obligados a firmar documentos que los acreditan como deudores de la empresa que engañó hasta al Estado con la famosa cascarilla.
Lo anterior fue denunciado por el diputado jinotegano Juan Ramón Villagra en una reunión con los representantes del gremio cafetalero en el municipio de Darío, quien aseguró que hay una cacería de brujas en contra de los pequeños productores; además, que un grupo de abogados que se andan haciendo pasar como representantes de los Centeno Roque amedrentan y amenazan con desalojar de sus propiedades a los pequeños cafetaleros.
“No sé cómo aparece este grupo de abogados en representación de estos señores, quienes están lanzando una avalancha en contra de los cafetaleros del departamento de Jinotega; lo que es peor es que abogados que acaban de incorporarse y que no tenían ni para el pasaje para ir a clase, después de haber iniciado esta cacería de brujas ya tienen casas de las mejores y hasta vehículos del año”, expresó el diputado jinotegano.
Villagra aseguró que desde la Asamblea Nacional van a pedir a la Junta Directiva que haga una investigación a fondo debido a que no es correcto que en este momento se esté desarrollando este tipo de cosas. Agregó que está oliendo que algo anda mal debido a que uno de los Centeno tiene casa por cárcel y el otro es prófugo de la justicia.
Además de pedir a la directiva de la Asamblea Nacional una comisión investigadora, el legislador dijo que al tener los resultados de esta investigación, también van a pedir a la comisión disciplinaria de la Corte Suprema de Justicia investigar a estos abogados que se están haciendo de reales a costillas de los pequeños cafetaleros jinoteganos.
“Podés poner ahí en tu nota que uno de los abogados que está metido en esta cacería de brujas es Saúl Siles, pero hay otros, ya que es un grupo de unos 20 abogados tanto de Jinotega como de los municipios que están montando este tipo de estrategias para quitarles las propiedades a los campesinos; pero lo más lamentable es que hasta el señor Alí Zeas, que cuando los bancos lo amenazaban con quitarle la finca, estaba al lado de los que estaban en la misma condición pero como le resolvieron el problema, ahora en su casa es donde citan a los pequeños cafetaleros para obligarlos a firmar documentos de Agresami”, afirmó el legislador.
Esta denuncia fue confirmada por el representante de Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG) ante la Comisión Nacional del Café, Carlos José Valdivia Rizo, quien aseguró que Agresami quebró totalmente en 2001 y el café que tenían en los beneficios de esta empresa se perdió, dejando sin nada a los productores. Por su parte, los Centeno Roque fueron enjuiciados por la estafa al Estado, pero los productores no quedaron debiendo a Agresami, sino al Interbank.
Agregó que fueron a negociar con el gobierno porque había productores que debían 1,000 córdobas y aparecían con diez y 15,000 dólares de hipotecas en el Interbank. Negociaron y las deudas que quedaron el gobierno se comprometió a saldarlas, pero cuando trataron de buscar las garantías se encontraron que las fincas de los productores estaban hipotecadas por más dinero.
“Seis años después aparecen los Centeno Roque con un grupo de abogados obligando a los cafetaleros a pagar deudas que nunca han tenido debido a que la que tenían la pagaron con el café que les robaron”, finalizó Valdivia.