Departamentos

Intendente de la propiedad toma por asalto delegación


José María Centeno

EL RAMA
Elmer Jatson Ocampo, delegado de la Intendencia de la Propiedad en la RAAS, de forma sorpresiva y sin previo aviso se presentó ante Maritza Rosales, quien fungía como delegada de la Intendencia de Propiedad para atender en los municipios de El Rama y Muelle de los Bueyes.
El jueves de la semana recién concluida, Jatson se presentó en la oficina de la delegada de la Intendencia de El Rama para decirle que le entregara la oficina y todas las pertenencias de la misma, ya que llevaba orden expresa de la nueva intendente General de la Propiedad, de nombre Mireya, cuyo apellido no logramos averiguar.
Maritza le expresó a Jatson que ella tenía orientación de Mireya de preparar en 15 días el inventario para que de forma ordenada y transparente entregara todo lo relacionado a dicha oficina a la nueva persona que recibiría la Intendencia de la Propiedad en El Rama.
Ante la negativa de Maritza, Jatson se comunicó con Mireya en Managua, y al siguiente día, a las cuatro de la tarde, se presentó con una patrulla policial para hacer un desalojo. Se le preguntó a Jatson por qué esa actitud, a lo que contestó que no sabía quién de las dos mentía, si Mireya o Maritza, pero que todos modos él iba a tomar posesión de la instalación. La patrulla policial al mando del capitán Román Benítez se presentó donde Maritza apoyado con una orden emanada desde Managua.
Maritza expresó a EL NUEVO DIARIO sentirse ofendida. “A mí no me notificaron, ni siquiera se tomaron la molestia de hacerme una llamada o enviarme una nota por fax. Yo aquí no tengo nada que ocultar, si aquí nada es mío, todo es de la Intendencia”, puntualizó.

Orden llegó dos días después vía fax
Todo se mantenía en duda, y fue hasta las cinco y media de la tarde, dos días después que ocurrió el desalojo, que llegó el famoso fax, donde doña Mireya ordenaba a Maritza Rosales entregar la oficina.

Pobladores molestos
Varios pobladores que se enteraron del incidente, se expresaron muy molestos, criticando la acción de informal, anti-profesional y hasta de violación a los derechos humanos y laborales de la ahora ex funcionaria.