Departamentos

De las garras del alcohol a la administración de empresas


Alberto Cano

Jinotepe
En la vida del sanmarqueño Marcos Tulio Navarro García ha habido de todo, desde una niñez marcada por la pobreza, hasta la entrega total en la lucha contra Somoza y las heroicas acciones guerrilleras, pasando por la trágica experiencia con el alcohol y ahora una vida sosegada y un título universitario del que Navarro y su familia se sienten orgullosos.
De 45 años, el ahora licenciado en administración de empresas se graduó con altas calificaciones en la universidad “Pablo Freire”, de Diriamba, y junto a su madre, doña Josefa García, su esposa y compañeros de trabajo, brindó no con la copa alzada, sino con el testimonio de que se puede cambiar de vida siempre que la persona así lo desee.
Navarro, que se integró a la lucha guerrillera a los 16 años, recuerda que a los 12 ya se ganaba la vida trabajando en los beneficios cafetaleros de Carazo y Masatepe. “Lo poco que ganaba era para ayudar al sustento familiar, y así fuimos creciendo con la esperanza de que algún día mejoraría la situación de nuestra familia”, recuerda el entrevistado.
Fundador del
Frente Sur Oriental
Asegura que ese mismo ideal lo llevó a integrarse, siendo casi un adolescente, al Frente Sandinista, que para entonces era un movimiento guerrillero, y entre otras acciones, dirigió “operativos de recuperación económica”, el asalto a la antigua hacienda El Porvenir, que era propiedad de Somoza, en San Marcos, y junto a otros guerrilleros fue miembro fundador del Frente Sur Oriental “Carlos Roberto Huembes”.
Posterior al triunfo de la revolución en 1979, Navarro estuvo en el Ejército, y en el 90 se retiró con grado de mayor. Sin embargo, la peor batalla, la de luchar contra él mismo, estaba por llegar, porque un día de tantos el alcohol lo atrapó, y de no haber sido por la ayuda que recibió de un movimiento mundial y la buena disposición que puso para salir del fango, ahora no estaría contando el cuento.
Tiempos difíciles
“Todo este tiempo -–recuerda-- fue difícil, muy duro, pero al final una parte de la batalla está ganada, al menos ahora reconozco que tengo un problema, y mi mayor deseo es seguir sobrio hasta el final de mis días”.
Actualmente, Navarro es Encargado de Proyectos en la Asociación para la Promoción y Desarrollo de los Municipios (Aprodim), que dirige en San Marcos el doctor Roberto Vásquez; y en su promoción, en la universidad “Pablo Freire”, de Diriamba, se graduó como el mejor del grupo de administración de empresas.