Departamentos

Construirán beneficio ecológico en Jinotepe

* Sólo esperan aprobación del Concejo. Tendrá una inversión inicial de un millón de dólares

Alberto Cano

Jinotepe
Un moderno beneficio ecológico para procesamiento del grano de uva será construido en Jinotepe, tan pronto como el Concejo apruebe el proyecto, que ya fue expuesto a los concejales esta semana, mientras se anunció que la inversión de la primera etapa asciende a un millón de dólares.
Rafael Márquez Molinares, gerente del novedoso proyecto, informó que los cafetaleros de toda la región de oriente serán beneficiarios directos, en vista que pagarán por el servicio de beneficiado el 50 por ciento de lo que pagan en la actualidad.

Beneficios ya tienen medio siglo de uso
Los beneficios de Carazo son obsoletos, tienen más de 50 años de existencia, y con la nueva construcción se mejorará la calidad y el rendimiento, lo que generará mejores ingresos económicos a los cafetaleros, quienes podrán ofertar al mercado nacional e internacional café en uva o en pergamino, dijo el experto, quien hace 20 años fue director de Encafé, en Carazo.
“Si el Concejo aprueba la ejecución del proyecto en la primera semana de febrero, a mediados de ese mes iniciamos la construcción, que estará ubicada en una planicie a la salida de Jinotepe-San Marcos, donde construiremos en principio el beneficio húmedo, con una inversión de 1 millón de dólares”, indicó Márquez.
“Posteriormente continuamos con el beneficio seco, hasta completar la inversión de dos millones y medio de dólares, con capital norteamericano y nacional”, agregó Márquez, quien aseguró que dicho proyecto tiene un componente social para la comunidad.

500 empleos directos
En este sentido reveló que habrá cerca de 500 empleos para los pobladores de la zona, se sembrarán miles de árboles frutales y maderables para impulsar la reforestación y se generará energía para suplir de esta necesidad a los vecinos.
Por su parte, el ingeniero Víctor Cantarero, director ambiental del proyecto, dijo que han hecho los estudios de impacto ambiental requeridos y no se afecta el manto acuífero, en vista de que se construirán dos receptores de agua de lluvia para su debida utilización.
“A través del sistema de procesado, en lo que respecta al lavado, los gastos de agua son mínimos y la transportación del grano difiere a los de los beneficios existentes, que gastan de 2 a 4 mil litros por quintal oro, nosotros haremos la transportación por medio del sistema de colocho”, señaló Cantarero.
Los inversionistas están a la espera de que el Concejo dé pase al proyecto, que además de generar mano de obra y combatir el desempleo también pagará miles en impuestos a la municipalidad.