Departamentos

Poder y codicia causan división de sukawala

* Patrimonio del pueblo mayangna no se vende por un plato de comida, señala indígena indignado

Moises Centeno

Las Minas
La organización nacional de comunidades sumus o mayangnas de Nicaragua (sumu kalpapakna wahaini lani, sukawala en lengua materna), con casi veinte mil habitantes en 62 comunidades, asentadas históricamente en Bocay, de Jinotega, y en las Regiones Autónomas Norte y Sur, pasa por momentos críticos, al disputarse dos directivas la legítima representación de la organización indígena, fundada en noviembre de 1974.
El pleito por el control de sukawala, según el líder mayangna Ignacio Patrón González, es por poder y codicia al dinero.
Asegura que hay intereses políticos y personales de parte de los autores, a quienes poco o nada les importa afectar de forma desmedida al pueblo mayangna y su organización histórica, expresó.
Patrón confió a EL NUEVO DIARIO sentirse “triste” porque se está utilizando a sukawala como un instrumento de provecho para el beneficio personal y allegados de autonombrados líderes mayangnas.

Reivindicaciones en peligro
Reiteró que los grupos que se disputan la organización de nueve territorios sumus–mayangnas ponen en peligro las reivindicaciones y tradiciones históricas, lo que soñaron sus ancestros, pero también peligra la cooperación internacional, que se traduce en proyectos sociales y fortalecimiento de las organizaciones territoriales.
El 25 de septiembre de 2006, en la comunidad indígena de Fenicia, un grupo de representantes comunales destituyeron de la dirección de sukawala a Tymond Robins y en su lugar eligieron a la dirigente sumu Aurelia Patterson Fenlys.
Robins desconoce a la directiva electa de sukawala por no cumplir con los requisitos establecidos. Las dos partes se declaran juntas directivas electas para representar a sukawala.

Interés en Bosawás
Aparte de la ambición de poder y la codicia por el dinero de ciertos dirigentes mayangnas que se disputan el control de sukawala, Ignacio Patrón menciona al Consejo Regional Autónomo del Atlántico Norte y a la Secretaría de la Presidencia para Asuntos de la Costa Atlántica (Sepca) como los causantes de la crisis en la organización mayangna.
Según Patrón, la Sepca tiene interés en la zona núcleo de la reserva biosfera de Bosawás, donde pretende atraer a inversionistas para promover proyectos forestales y de turismo con fines de lucro empresarial.
El mes pasado el presidente del Consejo Regional, Carlos Sanders, denunció que funcionarios de la Sepca tentaron a varios líderes indígenas, entre ellos a Tymond Robins, para que pasaran momentos felices con viáticos y en hoteles, con el objetivo de convencerlos para que los seis títulos de los territorios demarcados en la RAAN fueran inscritos a nombre del Estado. Aún no se confirma si esto se realizó.