Departamentos

Ticos regresan tortugas extraídas del Cocibolca

* “Caza masiva es preocupante”, dice delegada de Marena * En El Guasaule incautan 116 docenas de huevos de paslama

Autoridades de cuarentena agropecuaria del Ministerio de Agricultura y Ganadería de Costa Rica, decomisaron cerca de la frontera de Peñas Blancas 231 tortugas de agua dulce, que iban de tránsito por ese país para ser comercializadas como mascotas o para usarlas en taxidermia.
No obstante, los quelonios de la especie Chrysemys Omata fueron devueltos por los ticos a las autoridades nicaragüenses para que las reingresaran al lago Cocibolca, de donde según la delegada de Marena, Francis García, fueron extraídas.
De las tortugas incautadas, sólo una era adulta, pero todas fueron liberadas este domingo por la delegada de Marena en el sector del balneario La Virgen, del municipio de Rivas. Según García los ticos regresaron los quelonios a las autoridades de cuarentena del Magfor, y éstas a su vez se las remitieron a su delegación.
De acuerdo con García, ésta es la tercera ocasión en que las autoridades ticas de cuarentena agropecuaria decomisan tortugas extraídas en el Cocibolca. El primer decomiso de 300 tortugas se hizo a inicios de año. Luego, en julio, los ticos incautaron 400, por lo que hasta la fecha son 931 tortugas las que han sido salvadas del comercio ilegal y del exterminio.
Según García, el regreso de las tortugas, de parte de las autoridades ticas, se debe a un convenio binacional que consiste en que las autoridades de cuarentena nacional de ambos países se comprometen a regresar al país correspondiente las especies de animales ocupadas a personas que las llevan de tránsito para comercializarlas.
“Para eso Marena a través de la oficina de comercio y medio ambiente ha brindado una serie de talleres”, explicó García, tras recordar que como parte de este acuerdo ellos regresaron a los ticos a inicios del año más de un centenar de aves exóticas ocupadas antes de llegar a Rivas.
A la vez, indicó que las tortugas Chrysemys Omata, conocidas como Ñoca, son capturadas principalmente en el municipio de Cárdenas, pero detalló que por no existir una veda indefinida para esta especie, nunca se abre proceso administrativo en contra de quienes las comercializan.
No obstante, la funcionaria detalló que en lo que va de este año la captura de este tipo de quelonios ha sido masiva, y que eso comienza a preocupar, por lo que indicó que es necesario realizar un estudio de la distribución y abundancia de las tortugas Ñoca, para buscar protegerlas o restringir su caza.