Departamentos

Ganaderos preocupados por sequía


Encontrar alternativas de alimentación para el ganado vacuno durante los meses de mayor sequía en el país es la preocupación del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA),el que por primera vez reunió a ganaderos de Masaya, Nandaime y Carazo para capacitarlos sobre cómo producir más alimentos y de mejor calidad, lo que les perpara enfrentar los meses difíciles de sequía.
De acuerdo con los expertos del INTA, encontrar alternativas de alimentación es el talón de Aquiles de los ganaderos, principalmente en este momento en que se ha decretado oficialmente la sequía en nuestro país, fenómeno que vendría a poner en riesgo la lechería y que provocaría el incremento en el precio del alimento blanco.
La propuesta del INTA para los pequeños ganaderos es la producción de recursos forrajeros a mayor escala, para guardar reservas y usarlos en los momentos de mayor necesidad de alimentos y así evitar la baja producción de leche.
Un ofrecimiento novedoso del INTA para esta región es la introducción de una nueva planta alimenticia para el ganado: la Cratilya, especie que fue traída de Brasil y que contiene más fibra.
Alberto Sandino, pequeño ganadero de Nandaime, dijo estar contento con la capacitación, a pesar de ser la primera que reciben por parte del INTA. Sobre la sequía refirió que es un tema que cada verano les preocupa, pues les interesa evitar la desnutrición del ganado.
Sandino dijo que es dueño de 30 vacas, las que producen 25 galones de leche. “Tenemos problemas, no producimos al máximo y en este período el precio de la leche es bajo, el que gana es el intermediario y no hay normativa de precios. El litro está a seis córdobas”, relató en tono de preocupación.
Sandino recuerda que en décadas pasadas en Nandaime los pequeños productores acopiaban la leche para entregarla a una pasteurizadora y es a ese proyecto al que aspiraban nuevamente, porque eso los obligaría a producir más y tener mejores ganancias.
El técnico del INTA, Eduardo Espinoza, identificó al municipio de Tisma, en Masaya, como un potencial para la ganadería, por su ubicación geográfica y por sus humedales. Actualmente tiene 700 productores, entre pequeños, medianos y grandes ganaderos, los que son dueños de aproximadamente cinco mil cabezas de ganado.
También identificó a cuatro grandes productores que están ofertando leche de buena calidad e higiénica a la empresa Parmalat, sacando diariamente del municipio 2,500 galones.
Este potencial fue tomado en cuenta por la cooperación austriaca, la que está invirtiendo más de nueve millones de córdobas para la instalación de una acopiadora y una planta procesadora de leche. La iniciativa también cuenta con el apoyo de la Alcaldía de Tisma, la que contribuirá con la exoneración de gravámenes en la inscripción de fierros y en los pago de impuestos por extensiones de tierra.
De acuerdo con el experto, esa iniciativa permitirá a los productores entregar la leche al acopio por un período de uno o dos años, mientras se establecen los mecanismos de comercialización. Está previsto que el proyecto arranque en dos años y medio, por lo que actualmente exploran la posibilidad de exportar el producto o entrar a un mercado de mayor exigencia sanitaria.