Departamentos

Sukawala dividida con dos directivas

* Una de ellas declara non grato en el territorio mayagna sauni as a Hazel Law, a Aurelia Patterson y a Brooklin Rivera

Moises Centeno

El pueblo sumu o mayagna, con 62 comunidades y poco más de 18 mil habitantes dispersos en el territorio de la Región Autónoma del
Atlántico Norte, Atlántico Sur y Jinotega, tiene dos directivas que se disputan el control de la máxima organización de comunidades sumu-mayagna de Nicaragua o sumu kalpapakna wahaini lani (Sukawala en lengua materna), luego que el 25 de septiembre se declaró a Aurelia Patterson presidente de una nueva directiva, registrando los nueve territorios organizados que el también indígena Tymond Robins asegura representar desde el año pasado.
A través de un comunicado que publicó END el lunes último, la junta directiva que preside Tymond Robins desconoce a Patterson como la presidenta de Sukawala, tras calificar de ilegal la actividad de elección, la cual atribuyen no fue convocada conforme los estatutos de la organización y por el hecho de que sólo participó una de las nueve asociaciones territoriales.
Esta directiva mayagna denuncia al partido regional Yatama de entrometerse en los asuntos de Sukawala, así mismo señala que la organización política “está fomentando el divisionismo en sus comunidades y manipulan con fines políticos electoreros a algunas personas, como es el caso de Aricio Genaro y Aurelia Patterson, quienes en actitud de servilismo político se prestan a los intereses partidarios de Yatama”, reza el comunicado.
Denuncian a Hazel Law
También rechazan y denuncian el “injerencismo de supuestos representantes indígenas, como el caso de Hazel Law…”, agrega el documento.
En el comunicado firmado y sellado por seis directivos, entre ellos Tymond Robins, en calidad de presidente de Sukawala, aclaran que las tierras de las comunidades mayagna sauni as no han sido confiscadas por el Estado, ni negociadas por ninguna prebenda personal.
Reconocen y aceptan como válido y legítimo el título de propiedad comunal, debidamente subsanado e inscrito en el Registro Público de la Propiedad el 16 de agosto de 2006, a favor de las 16 comunidades que forman parte del territorio mayagna sauni as.
Non grato
En el mismo comunicado esta directiva declaró non grato a Aurelia Patterson, a Hazel Law y a Brooklin Rivera, a quienes, según manifiestan, no les permitirán entrar al territorio mayagna sauni as por considerar que les han violentado sus derechos por asuntos políticos e intereses personales.
Por su parte, Aurelia Patterson dijo a EL NUEVO DIARIO que Tymond Robins y la directiva están destituidos por los líderes y representantes territoriales “por traición a la nación sumu-mayagna”.
Fines personales
Uno de los señalamientos es que “usa la organización para fines personales, al punto que vive en Managua, donde es visto junto a un séquito y con suficientes fondos en continuas francachelas, mientras las comunidades esperan solución a las necesidades y demandas comunitarias”, dijo.
Patterson, aunque no mostró ningún documento, aseguró que la nueva directiva que encabeza cuenta con aval del Consejo y Gobierno Regional y de la red de indígenas latinoamericana.
La disputa por el control de Sukawala aparentemente surgió un día antes que el presidente Bolaños entregara títulos de propiedad comunal al territorio mayagna sauni as, el 26 de septiembre, en Musawas, municipio de Bonanza.
La junta directiva de Sukawala, que encabeza Aurelia Patterson, en otro comunicado expresa su rechazo a la directiva que representa Tymond Robins, al invitar al presidente Bolaños a entregar títulos de propiedad indígena en Musawas y por ignorar en su totalidad a las autoridades regionales y dirigentes territoriales, quienes no fueron invitados.
¿Pacto con títulos?
Subrayan que lo actuado o pactado por la anterior junta directiva con la Secretaría de la Presidencia queda anulado por violentar los principios fundamentales de las comunidades indígenas y la autonomía.
Y es que a Robins lo señalan de actuar en nombre de Sukawala, para convenir con personeros del Gobierno Central en que el título de propiedad del territorio mayagna sauni as se inscriba a nombre del Estado, y al derecho ancestral se le estampe la figura de codueño de las tierras comunales, imputaciones que niega el directivo.
Sobre el particular, la presidenta de la Comisión Nacional de Demarcación Territorial y Titulación (Conadetti), Lourdes Aguilar Gibs, desmintió que los títulos entregados no han sido ni serán inscritos a nombre del Estado, porque se han legalizado a nombre de las comunidades indígenas.