Departamentos

Gorgojo carcomiendo pinares

* Autoridades locales piden al gobierno que decrete desastre ambiental * Más de tres mil 500 hectáreas de bosques han resultado afectadas

Máximo Rugama

Este departamento está a las puertas de un desastre ambiental similar al registrado en años recientes en Nueva Segovia, debido a la presencia del gorgojo descortezador que está terminando con los pinares de la zona. Sólo en la reserva de Tomabú-Las Cuevas hay mil manzanas afectadas.
Ante esa situación la alcaldía, Procuraduría del Ambiente y Marena solicitaron al gobierno y a la Asamblea Nacional que declare situación de emergencia.
La demanda es que se permita a través de un decreto cortar los árboles perforados para su aprovechamiento antes de que sean completamente carcomidos.
De las seis mil hectáreas de bosques de pino existentes en Estelí, según estimaciones preliminares, unas tres mil quinientas están afectadas por el gorgojo descortezador.
Afectaciones se extienden
Las afectaciones se extienden a las zonas boscosas de Canta Gallo, Condega, Pueblo Nuevo y Somoto, denominada la reserva de La Patasta y El Horno en San Juan de Limay.
Una comisión integrada por el ingeniero Bayardo García, delegado del Marena, la vicealcaldesa María Teresa Illescas, Elvira Lanuza, directora de la secretaría ambiental de la comuna y el procurador ambiental, así como el coordinador de la Comisión Ambiental Municipal, Paúl Castellón, hicieron un recorrido y constataron los daños provocados por el insecto.
La Procuraduría Ambiental Regional, junto con el Marena ya realizaron un estudio preliminar y detectaron sólo en la zona cerca de 15 focos.
Aristeo Zeledón, Procurador Ambiental, señaló que preocupa a las autoridades el hecho que el daño del gorgojo avance de forma tan rápida, ya que en Tomabú en junio constataron 326 árboles con daño y ahora la suma es de tres mil quinientos.
Henry Lanuza, técnico del Marena, señaló que la situación es crítica, debido a que los daños cada día son mayores.
Pequeños y medianos productores de Las Cuevas y Tamabú, donde la plaga del gorgojo ha afectado de forma masiva, pidieron al gobierno y a los diputados preocuparse no sólo por autorizar que en la zona se desarrollen acciones para controlar el mal, sino que garanticen recursos para una campaña de reforestación y evitar un desastre ecológico y ambiental.
Antonio Blandón y German Morán, productores dueños de los bosques, dijeron que es necesario tomar acciones para evitar un desastre ambiental similar al de Nueva Segovia.
También temen que con los daños provocados en los bosques las fuentes de agua se sequen, ya que en territorios como Santa Cruz los pobladores ya enfrentan la falta de ese recurso.
Ante la extensa afectación del gusano descortezador se dará autorización para aplicar el saneamiento en las zonas de mayor incidencia. El delegado del Inafor, Mario Delgado, aseguró que ya tienen luz verde para dar paso al control del gorgojo.
El coordinador de la Comisión Ambiental en Estelí, Paúl Castellón, se mostró escéptico en que haya una vigilancia estricta y teme que algunas personas corten árboles que no están afectados.
Castellón fundamentó el señalamiento considerando que no hay técnicos suficientes para controlar todo.