Departamentos

Creen que cambiará el mapa político

* Seis diputaciones para cinco fuerzas * PLC podría perder un escaño * “Candidatos ofrecen más de lo que pueden cumplir”, opina profesor Douglas Stuart

Francisco Mendoza

Éste es el tercer trabajo periodístico de los departamentos que ofrece EL NUEVO DIARIO en aras de dotar de una mayor información a los habitantes del interior del país donde se miden realidades muy particulares, donde los actores políticos de esta justa tienen su propio discurso y expectativas. Matagalpa, además de ser junto a Jinotega uno de los departamentos de mayor producción de café, ganado, granos básicos y hortalizas, tiene muchas expectativas en su clase política, que se ve representada ahora por productores, comerciantes y líderes naturales que competirán por seis diputaciones

MATAGALPA
El departamento de Matagalpa se convirtió en la primera plaza en importancia poblacional, productiva, y por lo tanto electoral, después de Managua, hechos que la convertirán en un escenario codiciado para las cuatro alianzas y un partido que se disputan el poder este cinco de noviembre.
A este departamento, con una extensión territorial de 6,803.86 kilómetros cuadrados, le corresponden seis diputados, según lo establecido por la Ley Electoral y los resultados anteriores, por lo que las agrupaciones políticas están apuntando a ganar los seis escaños, en teoría, y en el supuesto de que cada una de las fuerzas obtenga uno, a cualquiera de ellos le corresponderán dos.
No obstante, los del FSLN --que históricamente han obtenido dos escaños-- ahora aspiran a uno más, en tanto el PLC luchará por mantener los tres que le han correspondido.
Los candidatos a diputados, seis por cada opción, han hecho sus propuestas para llevarlas al Legislativo, y si algún factor común existe, es que casi todos ofrecen creación de fuentes de empleo, un banco de fomento a la producción, mejorar el sistema de salud, seguridad a la tenencia de la tierra, y especial atención a los niños que deambulan por la calle. Es decir, una repetición de lo que ofrecen los candidatos presidenciales, sin que entren en detalles de cómo lo harán.
El departamento de Matagalpa cuenta con una población 469,172 habitantes, según el último censo realizado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC, donde 233,331 son varones, un 49.7 por ciento, y 235,841 son mujeres, lo que significa el 50.3 por ciento de los ciudadanos.
Desde la pérdida de las elecciones de 1990, este departamento es controlado por el Partido Liberal Constitucionalista, debido a que sólo dos alcaldías quedaron en manos del FSLN: los municipios de Tuma-La Dalia y San Ramón, pero en las elecciones de 2004, el partido rojinegro logró ganar tres alcaldías más, incluyendo la cabecera departamental.
El Consejo Electoral Departamental, CED, registra 211,252 votos válidos, de los cuales el PLC obtuvo 125,942; el FSLN 83,452, y el PC 1,858, para presidente. Para diputados departamentales, el PLC obtuvo 120,494; el FSLN 82,222 y el PC 2,362.
En esta nueva contienda electoral, cuatro alianzas y un partido se disputarán la voluntad de este electorado

Los matagalpinos y las ofertas electorales
Para el doctor Carlos Ruiz, dirigente del Movimiento Comunal Nicaragüense, lo que el departamento de Matagalpa necesita es una verdadera reforma agraria que ofrezca soluciones inmediatas al campesinado que no cuenta con un pedazo de tierra para sembrar, aunque
son ellos quienes producen la alimentación del resto de nicaragüenses.
Sostiene que existe gran cantidad de tierras en manos de personas que tienen una producción que no garantiza la seguridad alimentaria de la población.
“Un verdadero estadista debe pensar seriamente en una reforma agraria, pero que implique una distribución justa de la tierra, una reforma agraria que logre un programa de diversificación de los cultivos en Nicaragua. Ninguno de los candidatos, tanto a presidente como a diputados, lleva este tipo de propuesta, sostiene.
El analista de problemas sociales critica que los candidatos hablan de la creación de un banco de fomento, pero esto no es la solución, sino la creación de un programa de fomento a la producción de alimentos, pero hasta el momento ningún candidato habla de este tipo de programas a sabiendas de que hay hambre y desnutrición entre la población.
Sus planteamientos son someros, no hay profundidad.
Para el analista político y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua UNAN, núcleo de Matagalpa, Douglas Stuart, los cinco candidatos ofrecen más de lo que pueden cumplir. “En todos los países del mundo los candidatos se comprometen a cosas que no son viables”, objeta.
“Todos ofrecen proyectos de desarrollo para beneficio de las mayorías, con frases populistas porque saben que no van a cumplir. ¿Cómo es posible que un candidato diga que va construir 300 mil casas en cinco años, 60 mil anuales y cinco mil mensuales, cuando no dice de dónde va a sacar el dinero para la construcción? Ofrecen algo que no van a cumplir, al final no pasará de ser una promesa de campaña”, finalizó.

Candidato a candidato
Entre los principales candidatos a diputados departamentales están, por el PLC, Maximino Rodríguez, quien busca su segunda reelección debido a que llegó al Legislativo con Arnoldo Alemán, luego fue reelecto con Enrique Bolaños, y ahora busca una segunda reelección con José Rizo Castellón.
Por el FSLN, el primer diputado es el ingeniero Pedro Haslam Mendoza, actual presidente de la Central de Cooperativas Cafetaleras del Norte de Nicaragua, quien por primera vez se lanza a un cargo por elección popular, y quien dice estar seguro de que desde la Asamblea Nacional podrá hacer mucho por Nicaragua.
“Puedo ayudar a más gente promoviendo leyes en beneficio del sector agropecuario”, sostiene Haslam.
Un médico
Julio González, médico de profesión y actual presidente del ONG Faro de Esperanza, y quien profesa la religión evangélica, es candidato a primer diputado por Alternativa por el Cambio que encabeza Edén Pastora. Él también ha trabajado con mujeres solas y niños de la calle. Promete trabajar por el bienestar de los más desposeídos del departamento.
“Es primera vez que busco un cargo por medio del voto, porque pienso que desde ahí se puede hacer más por la gente”, sostiene.
Quiere apoyar a los niños de la calle, gestionar ayuda internacional porque es un proyecto de beneficio social. Lo anterior lo propone porque ni las autoridades municipales ni nacionales hacen nada.
Antes de ser elegido, tiene el nombre del proyecto, “Vida y esperanza para la juventud y los ancianos de Matagalpa”, pero también trabajará para atender, con medicamentos, a los dementes que deambulan por las calles debido a que nadie hace nada por ellos.” finalizó el candidato a diputado.

Robleto Siles va por el MRS
Antonio Robleto Siles, egresado de la academia militar de la Guardia Nacional del gobierno de Anastasio Somoza en 1973, ya con el grado de teniente primero, deserta de esas filas, denuncia las masacres contra los campesinos y luego se asiló en la embajada de Costar Rica.
Escribió el libro “Yo deserté de la Guardia Nacional”, en 1978; en 1981 ingresa al PLI; en 1996 apoya la candidatura de Arnoldo Alemán, lo expulsan del PLC por criticar a los delegados departamentales, y en el 2001 apoya a la convergencia, pero por el pacto PLC-FSLN, se une al MRS, por el cual es candidato a primer diputado por Matagalpa.
“Cada día que visito barrios, comarcas y municipios, voy encontrando problemas que son vitales. A pesar de todo me he comprometido con el pueblo en doce puntos, entre los que están trabajar con las alcaldías y los diversos sectores económicos, sociales y laborales del departamento, para buscar una solución a los problemas”, señaló.
Un ex PLC ahora ALN
Otro de los candidatos que busca su segundo período en la Asamblea Nacional, pero esta vez por la Alianza Liberal, es Augusto Valle, un ex fiel activista del PLC en la campaña del doctor Alemán, que llegó a ser diputado suplente y delegado departamental del Instituto de Desarrollo Rural IDR; luego, con el apoyo del diputado Jaime Cuadra, optó para diputado por el PLC, y asume su asiento con el gobierno de Enrique Bolaños, se une a Cuadra y a otros para formar la bancada Azul y Blanco.
Ahora busca la reelección porque asegura, falta mucho que hacer por Matagalpa.
“He sido una persona que siempre buscó el bienestar de Matagalpa y de Nicaragua, por eso me uní en ocasiones a la bancada del FSLN, para decir no a los proyectos que no beneficiaban al pueblo y eran de interés del PLC, y para decir sí cuando lo que se estaba aprobando era de mucha importancia para la nación”, confiesa.
Auguran un PLC perdedor
Para los matagalpinos no leales a los partidos participantes, el que va a perder diputados en estas elecciones es el PLC, debido a que tenía cuatro diputados y dos el FSLN, pero ahora el PLC sólo va a conseguir dos, aseguran.
El FSLN obtendrá dos y con la posibilidad de un tercero y otro que va para la Alianza Liberal. Si el FSLN no consigue un tercer diputado, éste no sería para el PLC, sino para las otras alianzas que están buscando cómo ocupar un escaño en la Asamblea.