Departamentos

Aumentan robos y violencia doméstica en Bilwi


Fermín López

Ya suman dos mil las denuncias por diferentes casos en la Policía de Bilwi, donde la gran mayoría son por robos en sus diferentes modalidades --con fuerza, con violencia, frustrado y con intimidación especialmente--, así lo dio a conocer el jefe de relaciones públicas de la Policía de la RAAN, el capitán Celestino Aguirre.
Hasta el mes de agosto se reportaban 496 robos, 130 más en comparación con los 366 que se habían presentado el año pasado para esta misma fecha, en donde sobresalen el robo con fuerza, con 291; robo con violencia 117, y robo con intimidación, con 72.
Según el capitán Aguirre, entre las cuatro y las ocho de la noche es el horario en el que se dan mayormente los delitos de robos, aprovechando que es cuando existe mayor tráfico de personas que salen de la escuela y del trabajo.
También manifestó que una nueva modalidad de los delincuentes es arrebatarles las cosas a las personas en los momentos cuando están abordando un taxi o bus, lo que los pone en desventaja para poder defenderse, remarcó Aguirre.
Sumando a los robos las lesiones por violencia contra la mujer es otra situación que tiene preocupada a las autoridades policiales que ya no saben qué hacer, debido a que de enero a junio se había registrado un total de 287 lesiones en general, de las cuales el 41% corresponde a mujeres golpeadas, heridas y fracturadas por sus cónyuges.
Un dato interesante es que según el capitán Aguirre hasta finales de junio un total de 1,929 mujeres víctimas de violencia se habían presentado ante la Comisaría de la Mujer de este municipio, pero de ese total solamente 390 decidieron interponer denuncia formal, el resto decía: “Lo que quiero es que ya no me golpee”, “que se vaya de la casa”, “que ya no me vuelva a tocar”, entre otras excusas.
Teresa López, quien es madre soltera con tres hijos y habitante del barrio Libertad, considera que el mayor problema es la dependencia económica de las mujeres con sus cónyuges, y muchas de éstas prefieren aguantarles los golpes y no denunciarlos, porque si los denuncian y los meten a la cárcel ella junto con sus hijos aguantarían hambre.