Departamentos

Sumus depuran directiva para defender sus tierras


Moises Centeno

Defender con razón, sabiduría y firmeza las tierras comunales que sus ancestros les heredaron, es la inmediata y principal tarea encomendada a una nueva Junta Directiva de la Asociación Nacional de Comunidades Sumus-Mayangnas (Sukawala), elegida por sus representantes comunitarios en asamblea general extraordinaria efectuada en la ciudad caribeña de Rosita.
Ante los conflictos por la tenencia de la tierra comunal y áreas complementarias, Sukawala denunció ante las instancias judiciales, comisiones intersectoriales y nacional de demarcación territorial y titulación, y además, ante los centros de derechos humanos, que las comunidades indígenas son víctimas de arrebatos con inscripciones ilegítimas de un poco más de doscientas mil manzanas de sus tierras en Bonanza, Rosita, Siuna, Río Coco y Jinotega.
Contra confiscaciones
Ahora bien, se pronunciarán ante estas mismas autoridades contra todo intento de declarar con títulos de propiedades casi todos los territorios indígenas bajo la figura de tierras del Estado o “nacionales”, mediante maniobras gubernamentales, aparentemente legales, que de concretarse cabe la palabra confiscación, como lo señaló el presidente del Consejo Regional Autónomo en el Atlántico Norte (CRAAN), Carlos Sanders Rigby.
El nuevo directorio de Sukawala, asociación fundada en noviembre de 1974, y de la que forman parte nueve organizaciones de 51 comunidades, con casi 18 mil sumus-mayangnas, ahora está encabezado por la dirigente suma Aurelia Patterson Fenlys.
El directorio avizora consecuencias funestas si el derecho ancestral es ignorado en la inscripción de las propiedades comunales en el Registro Público de la Propiedad, y por el contrario, el Estado las inscriba como suyas.
La nueva directiva de Sukawala se eligió, luego que los líderes comunitarios y dirigentes territoriales sumus-mayangnas, destituyeron de ese cargo a Taymon Robins.
A Robins, su misma etnia le atribuye que fue convencido con regalías económicas y estadías placenteras en Managua, por la Secretaría de la Presidencia de la República, para hacer creer que el pueblo sumu-mayangna no tiene objeción en que los títulos comunales sean inscritos en los registros de la propiedad, pero a nombre del Estado.
Trueque con espejitos es historia
Aurelia Patterson dijo a EL NUEVO DIARIO que “el pueblo sumu-mayangna jamás permitirá por ningún valor ni con engaños entregar las propiedades comunales, y si ese es el propósito --registrar los títulos comunales a nombre del Estado-- es un concepto erróneo, ya que el trueque de los espejitos a cambio de nuestras riquezas ya pasó, es sólo historia” recordó.
Agregó que exigirán a sus autoridades regionales una resolución deliberante, con el fin de garantizar los derechos a seguir viviendo sin temor de perder las tierras, y heredarlas a las nuevas generaciones, como tradicionalmente lo han hecho desde siglos y antes de que se formara el Estado Nacional de Nicaragua.
El presidente del Consejo Regional Autónomo del Atlántico Norte (CRAAN), Carlos Sanders, recién declaró que los cinco títulos de propiedad que el presidente Enrique Bolaños entregó a los beneficiarios en Waspam el 24 de mayo del año pasado, aún no han sido inscritos en el Registro Público de la Propiedad, supuestamente por orden del mandatario.
Sanders denunció que el presidente Bolaños, a través de personeros de la Secretaría de la Presidencia de la República, anda contactando a líderes comunitarios que obtuvieron los títulos en mayo, para proponerles la entrega de nuevos títulos de propiedad, los cuales serían inconsistentes para inscribirlos, ya que el Estado los registró a su nombre.