Departamentos

Encuentro de mujeres productoras


Máximo Rugama

Cerca de un centenar de mujeres productoras de café orgánico de Jinotega, Madriz, Estelí, Nueva Segovia y Matagalpa, se dio cita en esta ciudad durante dos días en el Primer Encuentro Interregional del Movimiento de Mujeres Cooperativistas “Flores del Café” (Cafenica), donde definieron una serie de acciones para comercializar mejor sus cosechas en el extranjero y aportar esfuerzos para no continuar “invisibilizadas”.
Las mujeres productoras organizadas son parte de una iniciativa que nació en Jinotega a través de lo que hoy se denomina Soppexca y luego se convirtió en el Movimiento de Mujeres Cooperativistas “Flores del Café”, de la cual también es miembro Prodecoop, un organismo a nivel nacional.
Todas estas acciones son parte de un proceso que desde inicios de 1990 ha organizado a las pequeñas productoras. Ahora buscan fortalecer estos esfuerzos. Ellas realizan gestiones para formar parte de la Red Internacional de Mujeres Productoras desde cada una de las comarcas y fincas.
Estas cooperativas han sido certificadas desde hace varios años para exportar café orgánico. No obstante, algo que las hace resaltar es su participación activa dentro de los stándares y normas de comercio que deben cumplir. Una de las normas es la no utilización de mano de obra infantil.
No sólo se tiene la responsabilidad de vender el café de alta calidad al comercio diferenciado, sino también a las socias y socios.
Ganadores en Taza de la excelencia
Todos han participado en la Taza de la excelencia. Eso ha significado un proceso de mejora continua. Es así que cada año los miembros de toda la red son ganadores de los tres primeros lugares de la Taza de la excelencia.
Según la licenciada Merling Preza, Gerente General de Prodecoop, Central de Cooperativas de Servicios Múltiples, también tratan de visualizar el entorno total, y cuando se habla de mil mujeres se trata sólo de las productoras, ya que detrás están entre siete y diez miembros.
Trabajan 92 cooperativas
En lo que respecta el desarrollo de capacidades, lo llevan a cabo a través de proyectos. En el caso de Prodecoop, lo hace con la Unión Europea, Centro Cooperativo Sueco y otros organismos.
A nivel general son 92 cooperativas de base. Con estos esfuerzos las mujeres buscan consolidar su movimiento.