Departamentos

¿Quién vela por los ancianos?

* Fundación que ayudaba a 80 ancianos dejó de hacerlo cuando MiFamilia retiró la entrega de granos básicos

Yelba Tablada

JUIGALPA, CHONTALES -A diario miramos por las calles de Juigalpa deambular a ancianos y ancianas solicitando un córdoba o comida, la mayoría de estos octogenarios han sido abandonados por sus hijos, quienes ven a sus seres queridos como un estorbo.
Estas personas de la tercera edad, al no tener ninguna ayuda en sus casas, toman las calles y con el tiempo pierden la costumbre de su aseo personal y se convierten en verdaderos indigentes.
Este domingo se celebró en Nicaragua el Día del Hermano Mayor, y muchas personas compartieron lo poco que Dios les ha dado con ellos, entregándoles un regalito y un almuerzo.
No hay programa del Gobierno
Lo más triste en este país es que el Gobierno no cuenta con un programa de atención dirigido a nuestros hermanos mayores, ya que el Ministerio de la Familia no tiene presupuesto para garantizarles al menos los tres tiempos de comida.
Don José Estanislao Martínez Solís fue abandonado por su familia y ahora deambula por el Mercado Central pidiendo un peso para saciar el deseo de tomarse un trago.
A Martínez Solís el guaro lo mandó al hospital, pero logró recuperarse y una mano amiga le ayudó para ingresar al Asilo de Ancianos de Juigalpa, donde en la actualidad permanece.
Años atrás, la fundación La Hermandad por un Porvenir Mejor le garantizaba a 80 ancianos el almuerzo, pero a raíz de que el Ministerio de la Familia le suspendió la ayuda de los granos básicos, la obra social se cayó.
Nuestros hermanos de la tercera edad se encuentran en total abandono por sus hijos, quienes se olvidaron que esos ancianos lo dieron todo por ellos y ahora le dan la espalda en el momento en que más lo necesitan.