Departamentos

Los facilitadores, brazos de acceso a la justicia


Francisco Mendoza

Hace ocho años, sin que nadie imaginara que en el futuro serían de gran importancia para poder acceder a la justicia, se fundó la organización que hoy conocemos como Facilitadores Judiciales Rurales, apoyada por la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Corte Suprema de Justicia.
En un reciente encuentro regional de Facilitadores Judiciales Rurales estuvo presente el magistrado Marvin Aguilar, que señaló que es difícil que los jueces locales, de audiencia y de distritos, puedan resolver el cien por ciento de los casos que reciben; los fiscales tampoco pasan a los juzgados los casos que les da la Policía, y es difícil que todos los nicaragüenses accedan a la justicia como quisieran, principalmente los que habitan en las montañas de nuestro país.
Aseguró que el programa de la OEA y Suecia para los Facilitadores Rurales termina este año, pero están buscando un nuevo proyecto para otros cinco años, para tener más presencia en 57 municipios más y aumentar los Facilitadores en aquellos municipios en que ya existen.
Autosostenible
El magistrado Aguilar señaló que el Poder Judicial ha decidido tener un servicio nacional de Facilitadores autosostenible bajo la administración del Poder Judicial y financiado con el aporte de fuentes nicaragüenses en un periodo de cinco años, lo que permitirá que exista un mecanismo de acceso a la justicia de un 50 por ciento de la población rural del país, a la vez se va a prevenir el delito y la conflictividad, pero además va a existir un instrumento para que la población conozca más sobre la justicia, y se bajarán los costos de tener justicia.
Actualmente se están trabajando en 69 municipios de los 153 que tiene el país, pero con este nuevo proyecto de apoyo la meta es llegar a 126 municipios, trabajo que se comenzará a ejecutar al inicio de 2007, por lo que los Facilitadores llegarán a más municipios y comarcas del país.
Aguilar finalizó señalando que los casos que han sido atendidos por los Facilitadores Judiciales Rurales se han arreglado por medio del diálogo, mientras que los que se arreglan por la vía penal siempre quedan en discordia porque todo se arregla a la fuerza, por lo que también se van a capacitar a los Facilitadores Judiciales para que sean mediadores, trabajo que no sólo lo va a poder ejercer el juez, sino también el Facilitador Judicial Rural, trabajo que ya ha gustado a otros países de América Latina que han venido a investigar sobre los Facilitadores Judiciales Rurales de Nicaragua.
Por su parte, el representante de la OEA en nuestro país, Pedro Voskovy, señaló que termina un programa, pero nace otro que permitirá mayores conocimientos a los Facilitares Judiciales ya existentes, actualmente hay 700 Facilitadores distribuidos en 69 municipios del país, más los Wihta o jueces indígenas de las zonas mískitas, que también están siendo capacitados y han dado un buen resultado para que los que no tenían acceso a la justicia hoy puedan tener justicia por medio estos hombres y mujeres distribuidos en el campo, pero la meta es aumentar los Facilitadores a unos dos mil, finalizó.