Departamentos

¡Agua!, clama Jinotepe


Alberto Cano

Más de un mes tienen de estar sin agua potable cerca de 600 familias que habitan en el reparto Ana Virgen Noble, al noroeste de Jinotepe, y la desesperación es tanta que pobladores ocuparon por varias horas la delegación de Enacal, obteniendo por su acto respuestas parciales, pues fueron abastecidos por pipas de la aguadora.
No obstante, lo que sucedió fue un “alegrón de burro”, como se dice popularmente, ya que ahora ni las pipas están llegando, y al parecer hasta represalias existen después de la toma de las oficinas de Enacal, comentó uno de los que estuvo al frente de la protesta, el señor Roberto Castillo.
Hartos de la inoperancia
El dirigente comunitario expresó que la mayor parte de los habitantes del reparto se declararon en rebeldía y acordaron no pagar el servicio, porque en los grifos jamás hay agua, y eso parece haber provocado la ira de los funcionarios de Enacal, pues desde que los pobladores dijeron no al pago por un servicio que no reciben, el preciado líquido se ausentó para siempre del reparto.
Castillo, junto a representantes del reparto, dijo estar harto de tanta inoperancia de los funcionarios de Enacal, y lo más descarado es que llegan puntuales con las facturas. Por ello, todo el reparto acordó que no pagará, comentó, por su parte, Juan Carlos Mena, otro afectado.
Como en otras ocasiones y ante las reiteradas denuncias de la población sedienta, EL NUEVO DIARIO estuvo en las oficinas de Enacal en Jinotepe, pero los vigilantes aseguraron que nadie estaba para atender a los periodistas, mientras desde una oficina alguien comentó en voz alta que el pozo del reparto está en mal estado, razón del desabastecimiento.