Departamentos

“Pegaderos” se volvieron comunes en Las Minas

* Lo lamentable es que proyecto de pavimentación no está en agenda de ningún aspirante presidencial, menos en la de candidatos a diputados * Al suplicio de 15 o más horas de escabroso viaje, atolladeros propician asaltos del camino

Moises Centeno

Hacer viaje en cualquier transporte colectivo o vehículo particular de Managua, pasando por Río Blanco (donde se encuentra la pavimentación) a Siuna, Rosita, Bonanza, Bilwi y Waspam o viceversa, representa una angustia de quince a treinta horas, y a veces más; esto por el deterioro de la red vial y por los peligrosos “pegaderos” que ya se han vuelto comunes, sobre todo en Las Minas, Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).
Baches y tramos de caminos con agua y lodo por doquier, y automotores pesados y livianos intentando inútilmente pasar por las partes críticas, como en el “ojo de agua”, es el escenario cotidiano que se nota entre Rosita y Siuna, pasando por la vía a Mulukukú y Río Blanco, con un poco más de doscientos kilómetros de distancia.
Existen partes buenas, como de Rosita hasta el lugar llamado El Pia, pero también tramos pésimos, como el del mismo Pia hasta San Martín de Siuna y luego a Mulukukú, pues hasta llegar a Río Blanco se respira con tranquilidad.
Aparte de pisar pavimento, también se esfuma el temor de ser víctimas de los continuos asaltos, precisamente porque con el camino malo, hay mayor ventaja para que los delincuentes consuman el delito.
Otras consecuencias
Además, el alto costo de los 52 productos de la canasta básica, así como el incremento en las tarifas del transporte colectivo y selectivo, la ausencia de inversión nacional e internacional y fobia del recurso humano calificado para laborar en la zona, es por las consecuencias del deterioro de la red vial en la RAAN.
En estos momentos la empresa de construcción denominada Llansa realiza trabajos de rehabilitación de San Martín a Siuna, y entre Banacruz y Rosita, pero ya es bastante típico que los tramos vuelvan a deteriorarse antes que las empresas licitadoras de la obra inicien la reparación de otros tramos de la misma vía.
El gobierno de Dinamarca, a través del programa PAS-Danida, auspició con 6.7 millones de dólares la primera fase de la rehabilitación de caminos en la RAAN, la cual concluyó en 2004.
Para la segunda fase se requirió un préstamo de cinco millones de dólares al Banco Centroamericano de Integración Económica para completar la segunda fase, y con ese monto es que se labora, pero se ve poco avance en la vía.
Sin duda que la red vial que une a la Región Autónoma del Atlántico Norte con otras regiones del país, requiere una rehabilitación integral, la cual incluye ampliación a los lados, material selecto y levantamiento con capas de macadán de un poco más de 500 kilómetros de extensión, incluyendo a Waspam y Bonanza, y contar con planteles y equipos para el mantenimiento.
Esperanzas con Chávez
El tema del soñado proyecto de la pavimentación de la red vial de Río Blanco a Bilwi, al parecer no es un asunto de interés de los candidatos que aspiran a la Presidencia de la República, mucho menos de los candidatos diputados, ya que ninguno de ellos se ha referido de forma específica y detallada sobre la obra.
Se comenta insistentemente que de ganar Alianza Nicaragua Triunfa, el proyecto de pavimentación para la RAAN podría hacerse realidad con la cooperación del gobierno de Venezuela.
El presidente venezolano Hugo Chávez ofreció el financiamiento de la obra al actual mandatario Enrique Bolaños, pero éste la condicionó a la condonación de la deuda que tiene Nicaragua con este gobierno.