Departamentos

Sangre y fuego en desalojo de colonos

* La Policía tiene información que políticos promueven tomas de tierra y azuzan a colonos para imponerse y controlar territorios

Moises Centeno

Las Minas, Raan -La violencia usada para desalojar a colonos de tierras reclamadas por indígenas en la Región Autónoma del Atlántico Norte, resurgió ahora en Yakalwas (agua de gavilán), en donde dos personas resultaron gravemente heridas de balas, mientras dos casas fueron incendiadas con granos de maíz, frijoles y madera aserrada adentro, por un grupo de seis indígenas armados, que exige a los asentados la desocupación de un poco más de cien mil manzanas de tierras, las cuales reclaman como suyas y alegan que son propiedades heredadas por sus ancestros.
El jefe policial en el municipio de Rosita, Capitán Jaime Chavarría Velázquez, ayer confirmó el suceso, y aseguró que lo realizó un grupo de seis indígenas, aún no identificados, que se presume salieron del lugar llamado Liwata, zona adyacente al lugar conocido como Laguna de Kukalaya, hacia Yakalwas número tres, armados con dos rifles calibre 22, una escopeta, una carabina y dos filosos machetes.
Al llegar los armados al caserío de Yakalwas, hirieron de tres disparos a Noé Martínez Torres, de 22 años, cuyos balazos impactaron uno en el hombro izquierdo, otro en la región anterior de la pierna derecha y el último en la región external (tórax). Por la gravedad del caso, el herido fue trasladado al Hospital “Nuevo Amanecer”, en Bilwi.
En tanto, su vecino, Ariel Antonio González Hernández, de 16 años, también resultó herido en el hombro izquierdo de un disparo que no tuvo salida.
En ambos casos se desconocen las circunstancias exactas por las cuales las víctimas resultaron heridas con armas de fuego, apuntó el jefe policial.
Vecinos del lugar afirman que mientras se escuchaban los disparos, una casa de tablas rústicas y zinc, con medida de 12 pies de ancho por 18 de largo, y con 30 quintales de maíz y 15 de frijoles adentro, era incendiada y reducida a cenizas por los violentos reclamantes de tierras.
La propiedad le pertenece a Jesús Hernández Rodríguez, quien estima en sesenta mil córdobas el daño, incluyendo la casa.
También la vivienda de Etanislao Martínez González, con más de veinte mil pies de madera adentro, fue convertida en carbón. Previo al fuego, afortunadamente, las dos familias de seis y ocho miembros habían abandonado sus techos.
La Policía supo que los seis hombres buscaban a Etanislao Martínez por ser el supuesto promotor de las tomas de tierra.
Caballos y perros no se salvaron
En Yakalwas, donde se han asentado más de 100 familias y su localización es a unos 50 kilómetros en el noreste del municipio de Rosita, también se reportan dos caballos y cuatro perros muertos por balazos.
Pedro Martínez Vivas, habitante en Yakalwas, denunció el caso en la Policía Nacional de Rosita, donde aseguró que uno de los participantes se cubrió el rostro con capucha negra y los demás actuaron descubiertos.
Señala que los seis hombres armados son mískitos y vestían de civil y botas de hule y de cuero.
El denunciante dijo que el grupo de armado llegó a la comunidad disparando a su alrededor y amenazaba a las familias que tenían que abandonar el lugar, porque el área es de los indígenas de Laguna de Kukalaya.
Harrison-Altamirano
Agregan que los reclamantes distribuyeron panfletos que tratan sobre el tratado Harrison-Altamirano, para hacerles ver que esas tierras les pertenecen a los indígenas desde el 19 de abril de 1905, o sea, desde el tiempo de sus ancestros.
En las hojas resaltan que Somoza respetó sus derechos de propiedad, aunque sus delegados militares se apropiaban de vastas áreas ante la vista y paciencia de los nativos, como el caso del general Reyes, en Bluefields.
También mencionan al candidato presidencial Daniel Ortega, de quien dicen que nada tiene que ver con ellos ni con las tierras, las que van a pelear con sangre y fuego.
¿Políticos detrás?
El capitán Jaime Chavarría dijo tener informes que en el lugar existen pugnas por el control de la directiva de la comunidad entre partidarios del PLC y FSLN.
El jefe policial afirmó que reconocidos políticos de la localidad, pertenecientes al PLC, desde hace buen tiempo se dedican a promover las tomas de tierra, para crear sus bases políticas, y azuzan para que se extiendan, defiendan y controlen el territorio.
Los nombres de los supuestos involucrados se los reservó la Policía, y en su momento los dará a conocer.
Vale destacar que en el año 2004 el entonces síndico de Laguna de Kukalaya, Rufino Hislop, advirtió a los asentados en Yakalwas que debían abandonar la zona “por las buenas o por las malas”, ya que el territorio fue invadido y perjudican a los indígenas.
Como se recordará, el siete de febrero de 2004 los indígenas de Layasiksa, vecinos de Laguna de Kukalaya, también desalojaron a sangre y fuego a 80 familias mestizas que ocupaban el territorio conocido como cerro Rau.
En aquel suceso los indignados indígenas mataron a dos colonos, hirieron a tres con disparos, secuestraron a uno, e incendiaron cinco casas. El lugar nunca más fue ocupado por colonos.