Departamentos

Para Paiwas, Copalar es una sentencia de muerte

* No sólo desaparecería todo el municipio, sino una gran riqueza productiva * Políticos y gobernantes deciden a espaldas de la gente que vive en el lugar

El Proyecto Hidroeléctrico Copalar, que según la Comisión Nacional de Energía tendrá una capacidad para generar 350 megavatios, no cuenta con el respaldo de los pobladores del municipio de Paiwas, quienes aseguran que, de ejecutarse, haría desaparecer el municipio y toda su riqueza productiva.
Desde hace varios días se encuentra en Managua una delegación de pobladores de Paiwas, que llegaron en busca de hacerse oír, pues según aseguran, ninguna autoridad ha querido hablar con ellos sobre las “supuestas bondades” del proyecto.
“Todos hablan sobre el proyecto, pero a nosotros que seríamos los afectados con su ejecución nadie nos quiere escuchar”, aseguró Cecilia Contreras, directiva del comité contra la represa y trabajadora de la emisora “Radio Palabra de Mujer”.
Según Contreras, el proyecto Copalar pondría en peligro a casi 30 mil habitantes del municipio y varias comunidades aledañas, pero también pondría en peligro la riqueza histórica de la zona.
Poblado quedaría inundado
El proyecto supone la construcción de una represa que cubriría el poblado de Paiwas y varias comunidades, los habitantes de la zona tendrían que abandonar sus tierras que quedarían cubiertas de agua.
“Nuestras tierras no están en venta, no pueden arrebatarnos lo que nosotros tenemos desde hace años”, aseguró Contreras, quien acompañó a un grupo de pobladores que intentaron conversar con diputados de la Comisión de Energía.
Según Contreras, “es un megaproyecto que no es sólo para resolver el problema energético de Nicaragua, aquí hay otras fuentes energéticas”, señaló.
Para el productor Julián Ortiz Oporta, originario de la comunidad Malicawás, en Bocana de Paiwas, la zona es altamente rica en la producción de granos básicos y ganado, pero de ejecutarse el proyecto “destruirían la comunidad”.
Según Ortiz Oporta, la Asamblea analiza un anteproyecto de Ley que daría luz verde al proyecto, pero “no han tomado en cuenta a la comunidad. “Eso deja entrever una mala intención”, señaló.
Según Contreras, la ejecución del proyecto afectaría la producción de ganado que es el principal rubro productivo de la zona, incluso sería afectado el cerro Musún, “que podría colapsar por el volumen de agua que sería represado”.
Nadie escucha a pobladores
“Sólo se habla de supuestas bondades del proyecto Copalar, pero no se está escuchando a la comunidad”, agregó.
Según estimaciones de los estudios de factibilidad, el proyecto cubriría con agua un área aproximada de 500 kilómetros cuadrados, que haría desaparecer comunidades como Lagarto Colorado, Villa Siquia y Bocana de Paiwas.
Contreras denunció que una comisión de diputados que había prometido visitar la zona donde se ejecutaría el proyecto no cumplió, y dejaron burlados a miles de pobladores que se reunieron con el fin de conocer a profundidad los alcances de Copalar.
“Queremos conocer más sobre el proyecto, lo manejan como un secreto de Estado, y hasta el alcalde de Paiwas --que prometió defender a la comunidad-- ahora se inclina a favor de la ejecución del proyecto”, aseguró Ortiz Oporta. Los pobladores de Bocana de Paiwas participaron ayer en la protesta de los movimientos de consumidores realizada frente a la Asamblea Nacional.