Departamentos

“No sueñen con proyecto Copalar”


Francisco Mendoza

Paiwas, Raas -Con el lema: “No sueñen con el Proyecto Copalar, nuestros ríos son patrimonio nacional y no los entregamos a ninguna transnacional ladrona e invasora”, más de mil campesinos de diferentes comunidades de los municipios que serán afectados por el proyecto de la represa Copalar se reunieron en el poblado de Bocanas de Paiwas, para decir no a la expropiación de sus propiedades y a la ejecución del proyecto.
Los productores, que lamentaron la ausencia del alcalde de Paiwas, Carmelo Escoto, de los sectores afectados de los municipios de Matiguás, Paiwas y Camoapa, este último de Boaco, se presentaron al lugar debido a que el alcalde de Paiwas había anunciado que en la reunión estarían representantes del consorcio interesado en la represa y miembros de la Comisión de Energía de la Asamblea Nacional, pero al final ni el alcalde de Paiwas hizo presencia, debido a que según los pobladores es uno de los promotores del proyecto.
En la reunión, que además fue promovida por la Comisión Contra la Represa de Copalar, el productor Dámaso Chavarría señaló que los municipios son autónomos y ellos además están dentro de una Región Autónoma, donde el Gobierno Central no puede decidir sin contar primero con las autoridades de dicha región y la población, en este caso, la que se piensa afectar con el proyecto.
Chavarría pidió a la comisión y al resto de los productores programados a ser afectados, hacer uso de la Ley de Municipios, la Ley de Participación Ciudadana y la Ley de Autonomía de las Regiones Autónomas, para detener estas pretensiones de despojarlos de sus propiedades bajo la bandera del déficit energético que vive el país, “pero más bien es para beneficiar a una transnacional que está dentro del Proyecto Puebla Panamá”, aseguró.
Finalizó pidiendo a los productores que se organicen para enfrentar esta situación, porque este megaproyecto no los beneficia en nada.
No tienen en venta sus propiedades
Por su parte, Margarito Amador, de la Comisión de Platanal Norte, pidió al alcalde de Matiguás que le comunique a sus colegas alcaldes y a los miembros del consorcio, que ninguno de los productores tiene en venta su propiedad, y que estas tierras no pueden ser declaradas de utilidad pública porque lo que se está creando es un consorcio que generará dinero, y no un proyecto de beneficencia.
Amador dijo que “una persona entra en conversación o negociación con alguien cuando está dispuesto a vender, pero como en este caso no lo están haciendo, no pueden decir “negociemos” cuando no hay nada que negociar, esto hay que dejarlo claro a los dueños del consorcio”.
Finalizó señalando que no hay que confundir este proyecto con intereses políticos, debido a que han sido los políticos los que los han metido en estos problemas.
En el proyecto de Ley Especial para el Desarrollo del Sistema Hidroeléctrico Río Grande de Matagalpa, que envió el presidente de la República a la Asamblea Nacional, directamente a Eduardo Gómez López, Presidente de la Asamblea Nacional, el 25 de mayo del presente año, no dice qué beneficio traerá a las personas afectadas, sólo habla del beneficio de la energía eléctrica hasta para venderla al exterior, y el Ministerio de Industria y Comercio controlará todo el desarrollo, uso del agua y distribución de la energía, pero para los afectados sólo señala la declaración de las tierras de utilidad pública.
200 mil manzanas serían afectadas
El ingeniero Antonio Taleno señaló que en “el proyecto de ley no se habla cuántas manzanas serán las afectadas, lo mismo que las personas, pero el área es de aproximadamente 200 mil manzanas, y el Gobierno no cuenta con esa cantidad de tierra para ubicar a los productores afectados, pero el problema no son sólo los productores, sino poblados como Bocana de Paiwas, Villasiquia, entre otros, y los miles de campesinos que no tienen tierras, pero que tienen sus casas en las fincas de los productores, ya que no sólo es el proyecto Copalar, son tres proyectos de grandes magnitudes”.
El artículo dos del proyecto de ley especial que está solicitando el presidente Bolaños sea aprobado con rapidez, dice textualmente: “El proyecto Sistema Hidroeléctrico del Río Grande de Matagalpa está compuesto por la construcción de tres plantas de generación de energía hidroeléctrica ubicadas en los sitios y sus correspondientes presas y embalses según la poligonal que se describe.
Sitio Copalar, ubicado en los municipios de Río Blanco, Paiwas, El Rama, La Libertad, Camoapa, Boaco y Matiguás, de los departamentos de Matagalpa, Región Autónoma del Atlántico Sur, Chontales y Boaco, con sus respectivas presas, diques y embalses, y a continuación aparecen las coordenadas que comprenden el área que será afectada.
Sitio Tumarín, ubicado en los municipios de La Cruz de Río Grande y Paiwas, de la Región Autónoma del Atlántico Sur, Waslala, de la Región Autónoma del Atlántico Norte, con sus correspondientes presas, diques y embalses, todo dentro de un área comprendida por las coordenadas de una envolvente descrita en la poligonal definida, y continuación aparecen las coordenadas.
Sitio Mojolka, ubicado en Matiguás, Rancho Grande y Río Blanco, del departamento de Matagalpa, y los municipios de Waslala y Siuna, de la Región Autónoma del Atlántico Norte, al igual que las demás, cuenta con sus correspondientes presas, diques y embalses, por lo que los afectados están dispuestos a luchar para evitar que los desaparezcan y los dejen abandonados, como ha sucedido en otros países.
Es por eso que la Comisión Contra la Represa Copalar, compuesta por Carlos Larios, Presidente; William Espinoza Hurtado, Vicepresidente; Emma Rosa Suárez Rivera, Secretaria; Guillermo Cerda Oporta, Tesorero; Ángela Rosa Borge Díaz, Primer Vocal, y el pastor evangélico José Uriel Gámez Aguirre, lamenta la ausencia del alcalde de Paiwas, Carmelo Escoto, quien debe estar al lado del pueblo. Los integrantes de la comisión aseguraron que el edil está negociando a espaldas del pueblo, porque formó una comisión con gente de la comunidad del “Perro Mocho”, y la presentó al consorcio manifestando que esa es la comisión que debe negociar, pero esa gente ni siquiera sabe cuál es la magnitud del daño que causará el proyecto a la producción del país, a la flora y fauna, y lo que es peor, a los seres humanos que habitan en los lugares donde construirán la represa.
Parte de un comunicado de esta comisión señala. “No es verdad que el Proyecto Copalar tenga una visión nacional o para enfrentar la crisis energética. Si éste fuera el caso, otras fuentes de energía realmente limpias y renovables estarían ya funcionando a máxima capacidad, como la geotérmica, eólica, solar, biomasa, etc. La energía hidroeléctrica ha demostrado ser perjudicial para el ambiente y sobre todo para las personas, además que acarrea la destrucción de la vegetación y animales, inundaciones, desplazamiento masivo de personas, emisión de bióxido de carbono y metano, basureros en potencia, por lo tanto es un error considérala una alternativa energética avanzada”.
Concluye indicando como innegociable la ejecución del Proyecto Copalar, rechazar cualquier forma de expropiación, desconocer cualquier representación en la que no estén presente los verdaderos afectados, y propone como alternativa al problema energético nacional el aprovechamiento de energías verdaderamente limpias y renovables que no atentan contra el núcleo poblacional y el ambiente.