Departamentos

Detienen seis camiones y dos rastras cargadas de trozas

* Quiebre del Marena y Ejército en Nueva Segovia * Habían talado madera en área fronteriza protegida

Leoncio Vanegas

Ocotal, Nueva Segovia -Seis camiones doble eje y dos rastras cargadas con trozas de pinos fueron detenidos el miércoles último, en retenes instalados por el Ejército de Nicaragua (EN) en diferentes puntos del departamento.
Martha Rubio, Delegada Departamental del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena), dijo que la retención de este transporte forma parte de la vigilancia rutinaria que el ente regulador mantiene y que se realiza coordinado con el Ejército, la Policía, el Instituto Nacional Forestal (Inafor) y Procuraduría del Ambiente.
En el patio donde están las oficinas de Marena e Inafor --en esta ciudad cabecera-- yacen aparcados cuatro camiones y dos rastras con la madera en rollo, recién cortada, porque los cortes todavía destilan resina.
La funcionaria dijo que suponen que el recurso forestal --en su mayor parte-- proviene de la franja de 15 kilómetros que bordea la frontera con Honduras, y donde la Ley de Veda Forestal prohíbe el corte de cualquier especie forestal.
Hasta la tarde del jueves no tenían contabilizado el metraje cúbico de la madera retenida, porque el EN no había entregado la documentación ocupada a los conductores de los medios de transporte.
Podrían ser acusados por delitos ambientales
“Vamos a dar toda la información en una conferencia de prensa para todos los medios”, prometió la delgada del Marena. Por el momento se reservó los nombres de los propietarios del recurso sin procesar.
EL NUEVO DIARIO obtuvo información de que 18 trozas fueron ocupadas con una motosierra en la finca “San Luis”, propiedad de Rigoberto Flores. Asimismo, en un lugar llamado “La Quesera”, soldados del Ejército retuvieron una motosierra y un camión Mack placas: NS 2024, conducido por Gustavo Adolfo Vásquez.
En el puesto de la báscula, salida norte de esta ciudad en la carretera Panamericana, detuvieron el camión Mack, placas: 150-379, por circular con carga de madera fuera del horario establecido por ley. Éste era conducido por Yáder Ramos y procedía de la comarca El Jiquillo, jurisdicción de Macuelizo.
Las dos rastras llevaban madera propiedad de Plywood, y otros pertenecen al señor Hugo Paredes y a la Cooperativa “Jesús Flores”. Rubio dijo que dos de los camiones venían con madera del área protegida “Cordillera Dipilto-Jalapa”. “De lugares, donde hay fuentes de agua, lo cual es una prioridad protegerlas por la escasez de este vital líquido en 80 comarcas de Jalapa”.
Preguntada la funcionaria del Marena sobre el uso de las motosierras, indicó que éstas estaban funcionando como aserradores portátiles, dentro del área protegida “lo que es prohibido por la misma Ley de Veda Forestal y por la Ley General del Medio Ambiente y Recursos Naturales.
Señaló que los camiones estarán retenidos hasta que sus respectivos propietarios prueben la legalidad de la explotación, “de lo contrario, se les abrirá un proceso administrativo, conforme a ley, y si hay violación a la Ley de Delitos Ambientales, será la Fiscalía (del Ministerio Público) la facultada para acusar”, señaló Rubio.
“Algunos alegan que es madera que tenían en el cerro, cortada hasta antes de entrar en vigencia la Ley de Veda, pero aquí pueden ver que la madera chorrea brea”, dijo, mostrando el corte de las trozas que estaban sobre la plataforma de los camiones detenidos.