Departamentos

Descartan mercado construido por FISE

* Alcaldía rechazó edificio al detectar fisuras en las paredes y fallas en trabajos de soldadura en el techo

Lesber Quintero

-- Páginas Departamentales --

En Tola vuelve el tiangue

Descartan mercado
construido por FISE

* Alcaldía rechazó edificio al detectar fisuras en las paredes y fallas en trabajos de soldadura en el techo

* Diseño tan malo que ni siquiera contemplaba parqueo para descargue ni parada para los autobuses

* El colmo, con una leve lluvia, todos los tramos de la nueva infraestructura se inundan

LÉSBER QUINTERO
TOLA

Un mercado municipal construido en Tola por el FISE, con un costo superior a los 2 millones de córdobas, fue descartado por las autoridades edilicias de este municipio porque el edificio no prestaba las condiciones básicas y hasta mencionan que el mismo representaba un peligro para las comerciantes y sus visitantes, ya que encontraron fisuras en las paredes y fallas en los trabajos de soldadura de los perlines que sostienen el techo.
Lo anterior lo confirmó el vicealcalde de Tola, Alfonso Solís, quien a la vez señaló que el proyecto comenzó en el período del alcalde anterior y fue entregado a mediados del año pasado, “pero en las inspecciones se descubrió que fue mal diseñado y tenía fallas, por lo que se descartó usarlo como mercado, ya que ni quiera tenía entrada para los vehículos que llegaran a descargar productos ni parada para los buses”, indicó.
Según Solís, el objetivo de la construcción del mercado era trasladar a las vendedoras de perecederos y carnes del municipio a lo que sería el centro de compras del pueblo, el cual fue construido para albergar a 16 comerciantes.

De nuevo venden
en calle del parque

No obstante, desde que fue entregado oficialmente por el FISE, nunca fungió como mercado, y en la actualidad las comerciantes de perecederos aún continúan ofreciendo sus productos a la orilla de una de las calles del parque, y las vendedoras de carne lo hacen siempre dentro de sus casas.
De acuerdo a Solís, el mercado que nunca fue tiene una extensión aproximada de 35 metros de frente por 20 de ancho y cada cubículo o tramo es de 3x3. Dicha medida es considerada por los comerciantes como extremadamente pequeña, pero además tenían el inconveniente de la lluvia, ya que siempre que llueve con viento el agua cae dentro de los cubículos debido al mal diseño.
Por todos estos inconvenientes y fallas de construcción las vendedoras de perecederos continúan soportando agua y sol, “y a veces hasta baños de agua sucia ya que en ocasiones los vehículos las pasan “pringando” cuando transitan por los charcos, y esto es injusto porque nosotros pagamos a la alcaldía 50 córdobas anuales por matrícula y 25 córdobas mensuales”, explicó doña María Lucrecia Bustos Herrera, quien tiene 25 años de vender perecederos y frutas en Tola.

Siguen esperando

Otras, como Reyna Bustos, optaron por construir una pequeña caseta tras enterarse que el proyecto del mercado había fracasado. No obstante, Bustos y las otras cinco comerciantes que permanecen en el costado sur del parque esperan que el proyecto del mercado se les haga realidad, aunque ahora están claras que tendrá que ser en otro lugar.
En este sentido Solís manifestó que efectivamente pretenden construir el mercado en una área más extensa, para reubicar a las comerciantes”, ya que el turismo está entrando con más fuerza en Tola y por ende hay que darle una mejor imagen al casco urbano y sobre todo al parque”, comentó.
Señaló que el edificio construido por el FISE lo destinarán para la instalación de un cybercafé y para pequeños establecimientos como ventas de artesanías, ropa y barberías.