Departamentos

Jóvenes del Caribe reclaman sus derechos

Desde organización en el Cedehca exigen políticas efectivas para alejarlos de riesgos, demandan enfoques generacionales para que los conciban como sujetos de derechos y agentes de cambio, y piden oportunidades para acceder a la educación superior y servicios de salud sin discriminación alguna

Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN -Nicaragua es un país eminentemente de jóvenes. El 65% de sus habitantes es menor de 25 años, y de ellos, los menores de 15 años representan el 42.6% de la sociedad, según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
Lamentablemente, la mayoría de la juventud nicaragüense está excluida de la educación, recreación, empleo, servicios básicos, espacios y participación en la toma de decisiones.
Esa realidad se evidencia con más gravedad en las Regiones Autónomas Norte y Sur, donde los jóvenes multiétnicos y pluriculturales, siendo el 50% en el padrón electoral, sufren total abandono de las autoridades de Gobierno y en consecuencia se ven atrapados en drogas y situaciones de violencia.
Señalan que todavía en la Costa Caribe prevalecen actitudes de discriminación por condiciones étnicas, apariencia física, capacidades diferentes, nivel de escolaridad y opciones políticas.
Demandan perspectivas
Frente a esas barreras que las políticas neoliberales les han impuesto, más de 200 niños y niñas, y cerca de 500 adolescentes y jóvenes de la Región Autónoma del Atlántico Norte, decidieron organizarse en el Centro de Derechos Humanos y Ciudadanos Autonómicos (Cedehca), y desde esta instancia reclaman sus derechos políticos, sociales, económicos y culturales, que les aseguren mejores perspectivas.
Demandan la creación de Consejos regionales y municipales de niñez, adolescentes y jóvenes, para a través de la vía institucional encontrar soluciones a los diversos problemas. Exigen el derecho a la educación gratuita, acceso a estudios técnicos, universitarios y uso de los medios tecnológicos.
Piden campañas dirigidas a padres de familia sobre lo importante que es la educación. De la misma manera solicitan ayuda con programas de prevención y rehabilitación por adicción al alcohol y las drogas.
Afirman que requieren conocer más sobre temas que tengan que ver con la salud sexual y reproductiva, Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) y sobre el VIH-Sida.
También reclaman más presupuesto para los centros de salud e incrementar la oferta de los servicios médicos y medicinas, pero también para adquirir nuevos equipos médicos y para educar y exigir al personal sanitario de las dos Regiones Autónomas la atención médica sin ningún tipo de discriminación.
Efectividad de leyes
Piden hacer cumplir de manera efectiva las leyes, códigos, políticas y programas, así como crear oportunidades para acceder a cargos de elección popular y de dirección a lo interno tanto en los partidos políticos como en instituciones públicas.
Además, piden que se promueva la creación de un marco jurídico e institucional que les brinde la oportunidad de acceder a espacios de información, consulta y presentación de propuestas, y participar en la toma de decisiones que les afectan o benefician, en la aprobación de leyes, políticas, programas, planes nacionales y asuntos de interés público, a los que habría que incluir un enfoque generacional que los conciba como sujetos de derechos y agentes de cambio.
Una mejor nación
Paula Rugama Navarrete, Directora del Cedehca en Rosita, dijo que 40 niñas y niños, y más de 80 jóvenes organizados en la red JENH-Cedehca en esta ciudad, se muestran interesados en conocer sus derechos constitucionales, pero también sus deberes, como el respeto a sus padres, adultos, entre ellos, y respeto al derecho ajeno.
Agregó que la juventud caribeña sueña con una nación mejor, incluyente, solidaria, reconciliada, y sobre todo desarrollada.
Por su parte, la promotora de derechos humanos Karla Murillo Velázquez, afirmó que en Rosita, después de un proceso de identificación de necesidades de la juventud, trabajan para que el Gobierno acepte la conformación municipal del Consejo de Niñez, Adolescentes y Jóvenes, para intervenir en la transformación de la propia realidad de las muchachas y muchachos.
Murillo dijo que los temas tabú son debatidos con responsabilidad, y en agosto del año pasado se realizó un foro regional en Siuna, y en mayo de este año se efectuó otro en Bilwi.
Aseguró que el Gobierno local de Siuna ofreció un lugar para beneficio de la juventud de ese municipio. En Bonanza también han comenzado a organizarse.