Departamentos

Consejo RAAN rechaza proyecto biósfera


Fermín López

Puerto Cabezas, RAAN
Miembros del Parlamento de la Región Autónoma del Atlántico Norte mostraron un rechazo tácito del proyecto de biosfera corazón del corredor mesoamericano, firmado entre los mandatarios de Nicaragua Enrique Bolaños y Manuel Martínez de Honduras.
El posicionamiento de las autoridades regionales se dio durante la segunda sesión del Consejo Regional, donde director de la secretaría técnica de Bosawás, Jacobo Sánchez, realizó una presentación de la ficha del proyecto.
Según la presentación del director de la secretaría técnica de Bosawás, Jacobo Sánchez, se gestionan ante la Unesco la nominación del corazón del corredor biológico mesoamericano como una reserva transfronteriza, en tanto que dijo que el proyecto tiene un costo de 12 millones de dólares por medio del Fondo Ambiental Mundial GEF y el Banco Mundial.
Malos recuerdos con
anteriores experiencias
Los 48 miembros del Parlamento Regional expresaron su rechazo a la propuesta del Marena, y han dicho que aún recuerdan la mala experiencia en la ejecución del Proyecto Corredor Biológico del Atlántico que ejecutó el Marena en la reserva Bosawás, el que dejó malos recuerdos.
Según el Primer Vicepresidente de la Junta Directiva del Consejo Regional, licenciado Sergio Norory, los gobiernos centrales hacen grandes proyectos en nombre de nuestros recursos y de nosotros, “pero esto ya se acabó, no vamos a seguir permitiendo más engaño”, señaló. Si es que el Gobierno quiere que el proyecto se ejecute, para comenzar sus oficinas centrales, deben estar en Puerto Cabezas, y serán las autoridades regionales y comunales, quienes deben ser los rectores del proyecto y los tomadores de decisión, dijeron. El ex alcalde y actual miembro del Parlamento Regional Guillermo Espinosa llamó a iniciar una rebeldía legal en contra del Gobierno Central y elevar la preocupación a los funcionarios del Fondo Mundial Ambiental y el Banco Mundial.
Miles de dólares perdidos
Espinosa dijo que para el tiempo del proyecto Corredor Biológico del Atlántico se pagaron miles de dólares en consultorías que al final no sirvieron para nada más que para justificar gastos a nombres de funcionarios que venían desde Managua ganando jugosos viáticos. La otra condicionante es que el personal que se vaya a contratar debe ser totalmente de la región y que no vengan los “españoles del Pacífico a quitarles el trabajo y la comida a los profesionales nativos”.
En caso de que el gobierno central no acepte las condiciones expuestas, las autoridades regionales dijeron que orientarán a las comunidades ubicadas en el río Coco, no aceptar a extraños del Pacífico que entren a sus comunidades con la idea de trabajar en este proyecto.