Departamentos

Trabajadores de arrocera en huelga


Yelba Tablada

JUIGALPA, CHONTALES
Más de 300 trabajadores de la empresa arrocera Altamira S.A. paralizaron sus labores en demanda del salario mínimo y el pago de todas las prestaciones sociales que establece el Código del Trabajo.
Los obreros exigen también equipos de protección que la empresa no se los garantiza, ya que la mayoría a diario manipula plaguicidas que atentan contra su salud, lo que ha provocado la muerte de al menos tres trabajadores y otros presentan lesiones visibles en sus cuerpos.
Don Alejandro César Largaespada Ramos, dirigente del plantón, puntualizó que desde hace seis años son víctimas de maltrato por el propietario de la empresa arrocera, el italiano Ecio Parapine, quien se niega a reconocerles el derecho que tienen a salud, estabilidad laboral, salario mínimo y alimentación.
Bono alimenticio que apenas les sirve
Aseguró el denunciante que los trabajadores de campo devengan un salario de 29 córdobas, incluyendo un bono alimenticio de doce córdobas, el cual no les ajusta ni para hacer un tiempo de comida.
Los obreros de Altamira S.A. demandan, además, el retiro inmediato del administrador Javier Díaz, quien se ha convertido en el verdugo de los trabajadores, imponiéndoles sanciones que violentan el articulado del Código Laboral.
“Nosotros teníamos los ojos cerrados y hasta hoy los estamos abriendo, cuando ya no aguantamos la cabeza de tantos garrotazos que nos dan”, dijo Largaespada Ramos.
Interponen denuncia en Mitrab
Los más de 300 trabajadores de la Arrocera Altamira S.A. interpusieron en las oficinas del Ministerio del Trabajo de Boaco una demanda laboral para hacer prevalecer sus derechos y exigir a la gerencia que cumpla con el pago del salario mínimo y otros beneficios que establece el Código del Trabajo.
Los obreros tienen la confianza que el italiano, propietario de esa empresa, llegará a la cita donde van a conversar y a buscarle una salida a la huelga, porque de lo contrario seguirán firme en su lucha.