Departamentos

Convenio UNAN-Minsa para tratar padecimiento tiroidal


Marianela Flores

LEÓN
La incidencia del hipotiroidismo congénito en el país alcanza niveles más altos que los establecidos a nivel internacional.
En un estudio que realiza la Facultad de Ciencias Médicas de la UNAN-León, se han detectado tres casos de niños con este padecimiento de las tres mil doscientas muestras en estudio a partir de 2005 hasta la fecha.
“El hipotiroidismo conlleva problemas de aprendizaje, crecimiento y puede prevenirse si es detectado en los seis primeros meses de vida, por eso hemos iniciado desde el año pasado un estudio para captar a los recién nacidos y medicarlos”, refirió la doctora María Eugenia Lara, miembro del programa de detención precoz del hipotiroidismo.
La falta de las hormonas tiroideas T3 y T4 es vital en el desarrollo normal, pues cuando hay insuficiencia de éstas el sistema nervioso es afectado. Los padres notan los síntomas a los meses del nacimiento, cuando hay pocas posibilidades de recuperarse.
Según la doctora Lara, un buen porcentaje de niños en Los Pipitos sufre de deficiencia interlectual producto de la falta de las hormonas antes mencionada que les impidió un desarrollo normal.
Convenio entre UNAN y Minsa
A través de un convenio entre el Ministerio de Salud y la UNAN, el programa será ampliado a los municipios de Jinotega, Matagalpa y Managua, garantizando no sólo la recepción de la muestra de sangre para el análisis en los hospitales al momento de nacer, sino que también la entrega de medicinas en las unidades respectivas.
“Actualmente están trabajando en León, Chinandega y Somoto en donde los médicos han tomado conciencia y participación en la promoción del tamizaje o prueba, persuadiendo a la madre que brinde la autorización a la hora del parto para tomar las gotitas de sangre del cordón umbilical y practicar el examen”, indicó el doctor Efrén Castellón, quien forma parte del equipo.
Niños captados de zonas rurales
Los tres casos captados indican que de cada mil niños hay tres con deficiencia de las hormonas antes referidas, cuando el estándar internacional es que hay un niño por cada dos mil 500 a tres mil nacidos vivos.
Los bebés son originarios de zonas rurales en donde existen bajos niveles alimenticios.
“Muchas veces el padecimiento está asociado a la baja ingesta de yodo de la madre durante el embarazo, por lo que una de las recomendaciones es hacer un balance de las comidas en la gestación, sin embargo no todas las mujeres pueden cumplir por las dificultades económicas”, enfatizó el doctor Castellón.
Una de las enfermedades que genera la insuficiente producción de hormonas es el cretinismo. La prueba es completamente gratis y no es dolorosa ni para la madre, mucho menos para el recién nacido.
El proyecto cuenta con el apoyo de la Universidad Autónoma de Madrid y de la Universidad de Alcalá de Henares, de España.