Departamentos

Proyecto para revitalizar pinares de Nueva Segovia


Leoncio Vanegas

San Fernando, Nueva Segovia
Para evitar la aparición de incendios forestales en los pinares de este departamento, que son recurrentes en cada verano, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), financia con 282 mil dólares el proyecto “Salubridad y Vitalidad de los Bosques de Pino de Nueva Segovia”, que inició en junio y tendrá una duración de 18 meses.
Los municipios beneficiarios son San Fernando, Ciudad Antigua, Macuelizo y Santa María, tres de los cuales se ubican en la llamada zona tropical seca de Las Segovias, con secamiento de sus fuentes de agua.
Se trata de una zona que ha sufrido un acelerado proceso de extinción de las coníferas por efecto de la explotación irracional durante más de 50 años, a causa del ataque del gorgojo descortezador Dendroctonus Frontalis que devastó los pinares entre los años 2000 y 2002, y por los voraces incendios que no han dado lugar al desarrollo de la regeneración natural.
Necesidad de una cultura ambiental
El último martes, las oficinas centrales del proyecto ubicadas en este municipio de “los cheles”, fue inaugurada por Armando Serrato, funcionario de la FAO en Nicaragua; Indalecio Rodríguez, director ejecutivo del Inafor, su delegado local, Vado Orozco; y el alcalde anfitrión, Danilo Centeno Sevilla. Asimismo, se contó con la participación de técnicos municipales y dueños de bosques. El padre Samuel García, de la parroquia de Santa Clara, roció de agua bendita la nueva oficina.
Orozco explicó que el proyecto pretende prevenir los incendios forestales mediante la ejecución de componentes como educación masiva por los medios de comunicación locales, fortalecimiento de las delegaciones locales de Inafor, formación y equipamiento de 40 brigadas en cada uno de los municipios beneficiarios, compra de recursos logísticos y fortalecimiento de las secretarías ambientales de cada Alcaldía.
FAO satisfecha
Por su parte, el titular del Inafor expresó que la iniciativa inaugurada se inscribe en el convenio de conservación del corazón biológico mesoamericano que los mandatarios de Honduras y Nicaragua firmaron el último martes en el paso fronterizo de Las Manos.
“Ambos países se han comprometido a borrar las líneas divisorias, y así como la fauna transita de un lado a otro (de la frontera) llevando las pulgas de un país a otro, pues también los hombres puedan circular libremente en busca de generar y mejorar su bienestar”, figuró Rodríguez.
Mientras que Serrato destacó el fructífero trabajo que la FAO ha venido realizando con el gobierno nicaragüense y con sus instituciones ligadas a la agricultura y el desarrollo forestal.
“La FAO considera al bosque como un productor de alimentos para los campesinos, productores y sus familias. En los bosques encontramos tanto flora como fauna, que sirve de alimento a los pobladores de la zona, asimismo, éstos producen leña, oxígeno y protegen los recursos hídricos”, destacó.