Departamentos

Xenofobia latente en Costa Rica


CORRESPONSAL COSTA RICA
leonelmen@gmail.com

CIUDAD QUESADA -El canciller de Nicaragua, Norman Caldera, reiteró que en Costa Rica existen sectores xenófobos contra los nicaragüenses, y que muestra de ello es que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) mandató un trámite amistoso en la demanda por xenofobia y discriminación que presentó Nicaragua contra Costa Rica.
“Creemos, desgraciadamente, que hay una parte de la población que es xenófoba, gracias a Dios no es la mayoría de los costarricenses, y en eso la CIDH de alguna forma lo ha reconocido mandando un trámite de solución amistosa; porque donde no hay problema no hay necesidad de hacer ninguna solución”, comentó el canciller nicaragüense.
El funcionario agregó que han visto “buena voluntad” de parte del gobierno tico en llegar a una solución amistosa, pero que hace falta “que la oficialicen”.
“Desde luego nos están pidiendo (CIDH) que se vaya a una conciliación amistosa, es porque reconocen que hay un problema. Vemos en el Estado de Costa Rica una voluntad. Esperamos que haya una reacción oficial, no la hemos visto, sólo informal”, recalcó Caldera e indicó que Nicaragua también se encuentra en la etapa de análisis y que todo arreglo es bueno.
Por otra parte, el funcionario no quiso hacer mayores comentarios sobre los planteamientos hechos por el procurador de los derechos humanos de Nicaragua, Omar Cabeza, respecto a que se puede negociar con Costa Rica la demanda ante la CIHD, a cambio de reformar la nueva Ley Migratoria.
“No voy a responder con anticipación. En poco tiempo vamos a entregar una respuesta (a solicitud de arreglo amistoso). Lo que tengo que hacer es un estudio con todas las implicaciones”, explicó.
Ante quejas de diversos pobladores costarricenses que habitan en localidades colindantes con las nicaragüenses, que señalan que los miembros del ejército los están obligando a pagar la visa por ingresar, el canciller se comprometió a realizar gestiones con las autoridades de frontera de Nicaragua para mantener la cortesía de frontera.
Es decir, que los pobladores de las comunidades fronterizas no tengan obstáculos para desplazarse en sus actividades cotidianas. “Vamos a hablar con las autoridades de frontera, porque no son permisos que da el gobierno central. Nos comprometemos a hacer las gestiones para las cortesías de frontera, para que no hayan tropiezos en las relaciones vecinales”, expuso.
Además, el funcionario aclaró que en esa zona “no deberían de haber más restricciones de las que se deben tener, pero enfatizó “que hay derechos que deben respetarse” y que van a “garantizar que se cumplan”.
“Costa Rica tiene derechos (leyes internas) que hay que respetar, de igual forma se deben respetar los de Nicaragua”, acotó Caldera.