Departamentos

Denuncian caza masiva de tortugas de agua dulce

* Las comercializan en Costa Rica y Panamá como mascotas

Lesber Quintero

RIVAS
La inexistencia de una veda que permita proteger a las tortugas de agua dulce está ocasionando una cacería masiva de esta especie de quelonios, cuyo nombre popular es Jicotea o Ñoca. Según la delegada del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena) de Rivas, Francis García, las tortugas están siendo cazadas en el Lago Cocibolca, para luego trasladarlas a Costa Rica y Panamá, donde las venden como mascotas.
Prueba de ello es que este lunes, autoridades de cuarentena agropecuaria de Costa Rica decomisaron 400 pequeñas tortugas Ñoca cerca de la frontera de Peñas Blancas, y luego las entregaron al Mag-For; dicha institución las pasó a manos del Marena.
Según García, de las 400 tortugas, cuatro murieron y el resto fueron liberadas en la playa de La Virgen, en el municipio de Rivas, regresando a su ambiente natural a eso de las once de la mañana del lunes. Según la funcionaria, ésta es la segunda ocasión en lo que va del año en que decomisan tortugas de agua dulce en la frontera sur.
“La primera vez fue a inicios del año, y en esa ocasión, las autoridades de cuarentena del Mag-For que funciona en Peñas Blancas fueron las que ocuparon 300 tortugas y luego nos las remitieron, y procedimos a liberarlas”, explicó, tras agregar que quienes trasladan las tortugas son nicaragüenses, ticos y panameños.
No obstante, en ninguna de las dos ocasiones han abierto procesos administrativos en contra de las personas a quienes se les ocupan los quelonios y eso, según García, se debe a que las tortugas Ñoca o Jicotea son una especie que no está en peligro de extinción y, además, quienes las comercializan son ticos y panameños, difíciles de contactar en el proceso administrativo.
Ni si quiera tienen nombres de traficantes
A la vez señaló que en este caso ni siquiera se conocen los nombres de las personas que estaban trasladando las 400 tortugas hacia Costa Rica, debido a que fueron las autoridades de ese país las que descubrieron el tráfico de quelonios.
“Sin embargo, creo que hay que hacer algo para proteger esta especie de tortugas, ya que las están capturando sin ningún control, en especial por el sector del municipio de Cárdenas”, explicó García, tras agregar que las tortugas Jicotea se ven por todo el Lago Cocibolca y las desembocaduras de los ríos que bajan a dicho lago.