Departamentos

Parca se lleva a centenario granadino


Leopoldo López

Granada
Recientemente, a la edad de 106 años, falleció en la urbe granadina don Filiberto Mena Betancourt, una de las personas de mayor edad de Granada. Durante la plenitud de su vida fue un incansable trabajador de la Alcaldía, para la que laboró durante medio siglo.
Este anciano era una historia viviente de cómo era la ciudad de Granada en la época precolombina. Él contaba que después de un accidente que sufrió construyendo el edificio de la profesional del Colegio María Auxiliadora, comenzó como responsable del alumbrado público de las calles y parques encendiendo los faroles con kerosén.
Fue barredor de calle, para lo cual buscaba escobas de monte, después le dieron de palma, y finalizó su trabajo como cuidador del Parque Colón, cuando devengaba 21 córdobas semanales, y conoció a muchos alcaldes.
Al fallecer deja una descendencia numerosa en Granada y Matagalpa, de ocho hijos, nietos, bisnietos, tataranietos y hasta chosmos, dijo la profesora Petrona Mena Lacayo, una de las hijas menores que lo acompañó en su agonía.
Don Filiberto Mena enviudó a los 40 años al morir en un parto su esposa Ana Francisca Lacayo, quedando al cuido de sus siete hijos pequeños y la tierna, a la que cuidaba con sumo esmero; además, les lavaba y cocinaba, luego se tenía que ir a trabajar como barredor de las calles de Granada, para ganar el sustento diario honradamente.
Otros méritos de este anciano que fue llamado a la presencia del Creador, es que a sus vástagos les enseñaba el respeto a Dios a través de la catequesis, y se convirtió en su primer profesor enseñándoles las primeras letras y las cuatro reglas de la matemática.
Muy pronto llegarían otros niños del barrio La Islita para que les enseñara, recuerda su hija Petronita. Sus hijos se llaman Narcisa, Esperanza, María Josefa, Luis Alberto, de oficio mecánico; Filiberto, dedicado a la carpintería; Francisco, albañil y mecánico; Petrona y Ana Francisca Mena Lacayo, tres de ellas dedicadas al pequeño comercio y una al magisterio, a quien EL NUEVO DIARIO envía sus condolencias.
Don Filiberto Mena nació a principio del siglo pasado, en 1900, y el próximo 4 de noviembre cumpliría 107 años de existencia, pero la parca le hizo una mala jugada, llevándoselo consigo, antes de las elecciones.