Departamentos

Discuten diagnóstico sobre explotación sexual en León


Marianela Flores

León -Con el propósito de continuar buscando soluciones al crecimiento de la Explotación Sexual Comercial en el municipio de León, varias instituciones discutieron el diagnóstico presentado por el organismo “Mary Barreda” sobre el comportamiento de este fenómeno.
La preocupación no sólo por el incremento, sino por la complicidad de diversos sectores, ha orientado a los organismos a intensificar las campañas de concienciación, involucrando al Ministerio de Educación que puede incidir en los adolescentes desde los centros educativos.
“Identificamos que en los colegios se está propiciando la pornografía de consumo, pero también en los ciber, y en centros de alquiler de películas no hay regulación a los menores de edad. La gente debe denunciarlos”, indicó Carmen Flores, del “Mary Barreda”.
Naipes porno
“En las escuelas los estudiantes están llevando naipes y revistas pornográficas, incluso utilizan los celulares para ver pornografía, y a pocos metros de sus centros pueden adquirir un video que lejos de educarlos sobre una sexualidad sana y segura los mal informa”, añadió Flores.
El diagnóstico en el que participaron más de un mil quinientas personas de cada municipio, identificó la existencia de las cuatro expresiones de la explotación sexual comercial de la niñez y adolescencia: prostitución infantil, tráfico de personas, pornografía infantil de consumo y turismo sexual.
Principales escenarios
Entre los principales escenarios donde propician principalmente la prostitución infantil se encuentran salones de belleza, talleres mecánicos, casas de citas cercanas a centros universitarios, y los sitios donde descansan los furgoneros.
Una de las informaciones que reveló el diagnóstico es que las víctimas son niños menores --de nueve años, por ejemplo-- y de ellas, una buena parte ha sufrido violencia intrafamiliar.
“Lo más dramático es que la prostitución infantil se ha convertido en una actividad con cierta permisividad social y de gran tolerancia, y se está dando públicamente y de forma reservada”, señaló Lorgia Hernández, trabajadora social.
Uno de las limitantes que aún existen, de acuerdo con la comisionada Mercedes Amador, de Auxilio Judicial, es que no están tipificadas todas las formas de explotación sexual, lo que limita el trabajo policial. “Hay otros delitos como estupro y violación, que contempla la norma penal, y eso utilizamos, aunque en las reformas al Código ya se habla de estos aspectos, pero todavía no son aplicables”.