Departamentos

Alerta ante deslizamientos e inundaciones


Máximo Rugama

ESTELÍ -Las autoridades de la Defensa Civil en Las Segovias intensifican los planes de respuestas para enfrentar cualquier desastre que por deslizamientos de tierra o por inundaciones se puedan registrar en esta región en septiembre, octubre o noviembre, que son los meses durante los cuales siempre este territorio ha sido golpeado por fenómenos atmosféricos como huracanes, ondas o depresiones tropicales.
Según el mayor Pedro Bismarck Tapia, jefe de la Dirección Regional de la Defensa Civil en Las Segovias, las inundaciones golpean seriamente este territorio, pero el peligro más latente son los deslizamientos de tierra.
Esta situación se agrava con la deforestación y los daños severos que el gorgojo descortezador de los bosques de pino provocó, sobre todo en el departamento de Nueva Segovia.
Peligro por lluvias o veranillo
Lo peor es que con las lluvias el peligro de deslizamientos es latente, y si hay un veranillo, debido a que la tierra se contrae es igual, sentenció el mayor Tapia.
Recordó que en la región durante los últimos años se han afectado más de 45 mil hectáreas de bosques --la mayoría de estas concentradas en el departamento de Nueva Segovia-- por ello los factores de vulnerabilidad.
Destacó que en la región segoviana se encuentran las pendientes más altas y por ello es otro peligro junto con el tipo de suelo que, sobre todo, en Nueva Segovia es arcilloso, y eso hace que cuando se registra un deslizamiento haya velocidades enormes.
Recordó que en varios territorios de Nueva Segovia, pasa una serie de fallas sísmicas.
Alertó sobre la situación del cerro El Volcán en la parte de Dipilto. Esos cinco factores inciden negativamente en el momento de registrarse un fenómeno particular.
“Eso nos tiene preocupados, y, por ello, todas las acciones desarrolladas en el Plan Verano se realizaron para estar preparados en la estación del invierno y tener pendiente la alerta temprana”, acotó.
En la etapa de verano trabajaron en la organización de brigadas y de la población y puntualización.
En Nueva Segovia se vive en constante alerta y peligro, porque en el verano, acechan los incendios y en el verano, inundaciones y deslizamientos de tierra.
Detalló que en lo que va del año han establecido coordinaciones con gobiernos locales, ONG de cada territorio, funcionarios de entidades públicas para elaborar los planes de respuestas.
Problemas de comunicación
Revisan el sistema de comunicación y se han encontrado con problemas sobre todo en municipios alejados como Santa María, Macuelizo, Quilalí y Wiwilí, debido a que si llueve constantemente, al menos un día, esos lugares quedan aislados porque las carreteras se cortan.
En localidades como Quilalí, y Wiwilí, muchas veces las zonas urbanas se inundan.
Se ha diseñado una estrategia para apoyarles en cualquier momento de emergencia tanto con fuerzas del Ejército como con los organismos de socorro.
En cada departamento segoviano, los ONG y entidades públicas ya firmaron un convenio que define las zonas que deben de atender en el caso de que haya una afectación de grandes magnitudes como las inundaciones o deslizamientos de tierra.
A decir del mayor Tapia, mantienen estrecha comunicación con las autoridades que conforman los comités municipales y departamentales de Prevención y Mitigación de Desastres.