Departamentos

El Rosario ya no tiene analfabetas


Alberto Cano

El Rosario, Carazo
Con 0.43%, este pintoresco municipio del sur de Carazo fue declarado territorio libre de analfabetismo, al conseguir en poco menos de cuatro meses que 77 iletrados hoy puedan perfectamente leer y escribir.
Este esfuerzo en el que participó activamente el Gobierno Municipal, la asociación de alfabetizadores “Carlos Fonseca”, facilitadores, líderes religiosos y personas de la comunidad que prestaron sus casas para la noble tarea de educar, concluyó con la promoción de los alfabetizados, a quienes el alcalde Denis López Ruiz instó a seguir aprendiendo, tras anunciar que el Concejo Municipal reformó el presupuesto y asignó 50 mil córdobas para el seguimiento, a fin de continuar los planes de enseñanza en una segunda etapa, y mencionó que ya en esta primera fase la comuna hizo una inversión de 40 mil córdobas en el programa “Yo sí puedo”.
El edil sandinista recordó que al triunfo de la Revolución en 1979, el porcentaje de analfabetismo era del 60%, o sea, de cada cien nicaragüenses, 60 no sabían leer ni escribir, pero fue mediante la Cruzada de Alfabetización en 1980, cuando ese porcentaje se redujo al 12%, y para el 2006, la cifra aumentó al 36% de personas que en su municipio se hallaban en la ignorancia.
Seguir educando
“Ahora, con orgullo, podemos afirmar que nuestro municipio está libre del analfabetismo, y nuestro compromiso es seguir educando”, aseguró el alcalde, tras agradecer a los gobiernos de Cuba y Venezuela, que aportaron 13 televisores para el método “Yo sí puedo”, trece VHS, igual cantidad de vídeos y cartillas, lo que aunado al esfuerzo de los facilitadores y el apoyo de los rosareños, hizo posible el sueño de los iletrados de aprender lo que no sabían.
El profesor Orlando Pineda Flores, quien estuvo presente en el acto de promoción de El Rosario, recordó que en el 80 lo que hubo fue declaración de “Territorios Victoriosos”; hoy, en cambio, El Rosario pasa a la historia con menos del 5%, que es el estándar de la Unesco, como el primer territorio libre de analfabetismo en el país.