Departamentos

Demandan atención y protección policial

* Aseguran que desde hace seis años no ven un policía, y se muestran impotentes con la proliferación de consumo de drogas y violencia

Moises Centeno

Las Minas, Raan
Presencia y actividad policial, en función de compartir estrategias para garantizar la seguridad ciudadana y la convivencia pacífica entre comunitarios, demandan las directivas comunales y líderes religiosos de recónditas comunidades multiétnicas a la Policía de Bilwi, Puerto Cabezas.
Antonio Salgado Maldonado, delegado de la Palabra de Dios en la comunidad El Camarón, localizada cerca del poblado de Sahsa, jurisdicción de Puerto Cabezas, afirmó que en los últimos tres años en su comunidad han proliferado las ventas de licor de forma ilegal.
A la par se ha incrementado el consumo de alucinógenos como marihuana y, en consecuencia, se ha deteriorado la tranquilidad en el lugar, ya que por los efectos de las drogas se han originado riñas y barullos, amenazas, ofensas, robos y hasta acoso sexual a niñas, detalló.
¿Cultura salvaje?
El comunitario aseguró que esa adversa situación social también se vive en las comunidades vecinas, como El Guapote, Los Milagros, Rarawas y Greytown; en esta última los cónyuges agreden brutalmente a sus mujeres y, como cultura salvaje, también los hijos atacan a sus madres.
Salgado Maldonado dijo a EL NUEVO DIARIO que desde hace seis años, ningún policía se ha acercado a las comunidades en mención, “tal parece que no tenemos derecho a la protección policial”, expresó.
Con el propósito de explicar lo que ha estado ocurriendo y solicitar la presencia policial en estas comunidades mestizas e indígenas, la semana pasada los representantes comunales acudieron a la estación policial en el poblado de Sahsa, pero no encontraron al jefe de la zona.
Un joven que se identificó como Roberto Bolaños Sandino, quien dijo tener el número de chip 10016, aunque no lo mostró, fue quien los atendió de manera descortés, pero refieren que no le interesó el caso planteado, y hasta dudaron de su identificación, pues aseguran que lo sarcástico se reflejaba en el rostro del policía, que al parecer es de origen mískito.
Con la Constitución Política en mano, Antonio Salgado Maldonado pidió al jefe policial en Puerto Cabezas, comisionado Marlon Montano, que los atienda con jefes de sectores y en ocasiones con patrullas policiales para prevenir el consumo de drogas y la violencia en el lugar, y al menos intente garantizar la seguridad ciudadana, “ya que como ciudadanos nicaragüenses, tenemos derecho a igual protección por parte de nuestra institución policial”, demandó.
Cabe señalar que esta demanda ciudadana ha sido planteada en la mayoría de las comunidades de las regiones autónomas y de los poblados rurales de los restantes municipios del país, sin embargo, las repuestas parecen ser insatisfactorias, aparentemente, por las propias dificultades presupuestarias que enfrenta la Policía Nacional.