Departamentos

Bonanza y Prinzapolka estrenan edificio policial


Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN
La Policía Nacional cuenta con dos nuevos y vistosos edificios públicos en los municipios de Bonanza y Alamikamba, cabecera municipal de Prinzapolka, en la Región Autónoma del Atlántico Norte.
Las dos delegaciones policiales, valoradas en 4.8 millones de córdobas, fueron donadas por el pueblo y Gobierno del reino de Suecia.
En Bonanza, con treinta mil habitantes multiétnicos, el moderno edificio con dimensión de 50 metros de construcción fue inaugurado el martes último por el director de la Policía Nacional, primer comisionado Edwin Cordero Ardila, el alcalde sandinista Máximo Sevilla Suárez y una representante de la embajadora de Suecia en Nicaragua, Eva Zettenberg.
Agradecimiento
a Suecia
El primer comisionado Cordero se mostró contento y en nombre de los hombres y mujeres policías de Nicaragua agradeció a la embajadora Eva Zettenberg, al pueblo y Gobierno del reino de Suecia por donar los dos edificios policiales en Bonanza y Prinzapolka.
Recordó que los jefes, oficiales y policías de línea asignados en estas dos municipalidades ejercían su labor en condiciones difíciles, ya que ni siquiera contaban con letrinas, colchón, comedor, sillas, escritorios, y cuando llovía todos se empapaban de agua, por lo “pasconeados” que estaban los techos.
En tono emocionado, el primer comisionado Edwin Cordero pidió a los miembros de la Policía Nacional el cuido y uso adecuado de las nuevas instalaciones de la Policía en Bonanza y Prinzapolka, y solicitó a los hombres y mujeres policías, lo mismo que a la ciudadanía de estos dos municipios caribeños, que conserven los dos edificios, porque las obras son del pueblo.
Excelentes condiciones
A las actividades de inauguración asistieron representantes de la sociedad civil y de la empresa privada, quienes junto al primer comisionado Cordero recorrieron las instalaciones de los modernos edificios.
Los invitados se mostraron admirados por las excelentes condiciones con las que ahora cuenta la Policía en estas dos municipalidades caribeñas.
Se observaron nuevos escritorios, máquinas de escribir, covachas de hombres y mujeres con camas y colchones; anaqueles con sus respectivas llaves; servicios higiénicos y baños adentro; comedor y cocina de lujo; área de recepción con televisor; pitos y “amansa bolos”, entre otros requerimientos.
Asignación de medios
A la delegación policial de Bonanza se le asignó una camioneta Land Cruiser y una motocicleta de “paquete”, cuyas llaves entregó Cordero al jefe policial de esta localidad, teniente José Alex Chacón Mora.
La Policía de Prinzapolka recibió una panga motorizada, debido a las características de red fluvial en la zona.
También fueron notorios la satisfacción y el entusiasmo en los rostros de hombres y mujeres policías porque ahora que cuentan con todas las condiciones podrán servir de la mejor manera posible en estos abandonados municipios.
mcenteno@elnuevodiario.com.ni