Departamentos

Confirman gran contaminación del río Mico


Yelba Tablada

La Libertad, Chontales
Las heces fecales humanas y del ganado, así como el mercurio y el cromo que emanan las tenerías son los principales contaminantes del río Mico, además, se detectó en esta fuente acuífera plomo, arsénico y plaguicidas, elementos que representan un peligro para la salud humana.
Parte de los resultados de las muestras tomadas en noviembre de 2005 por técnicos del Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos de Nicaragua (CIRA, de la UNAN-Managua) fueron presentados en el municipio de La Libertad a los cinco alcaldes de los municipios que se ubican en la cuenca del Mico.
A este trabajo se unieron los técnicos de las unidades ambientales de Santo Domingo, La Libertad, San Pedro de Lóvago, Santo Tomás y Villa Sandino, quienes también hicieron aportes importantes a este estudio que todavía no concluye.
34 sitios muestreados
resultaron contaminados
Heidy Calderón, investigadora del CIRA, detalló que en los 34 sitios muestreados entre el río Siquia y el Mico se encontró contaminación provocada por los metales pesados y las heces fecales generalizadas.
Afirmó también que los contaminantes biológicos pueden causar infecciones intestinales y estomacales, mientras que los metales pesados generan al ser humano cáncer, enfermedades en la piel, afectaciones en el cerebro e infecciones renales.
La licenciada Katherine Vammen, Subdirectora del CIRA de la UNAN-Managua, aclaró que no sólo las minas de La Libertad están aportando a la contaminación de esta fuente acuífera, sino también las actividades propias de estos municipios.
“Aquí no estamos culpando a nadie; es responsabilidad de las instituciones nacionales con representación en la zona de elaborar un plan de acción para solucionar este problema que afecta a todos los pobladores de estos lugares”, dijo la subdirectora del CIRA.
Al conocer los resultados del estudio realizado en la cuenca del río Mico, la alcaldesa de La Libertad, Marina Lorío, anunció que tomará acciones inmediatas para insertarlas en los planes ambientales que se ejecutan en su municipio.
La jefa de la comuna admitió que gran parte de la población del sector rural defeca al aire libre, por la falta de letrinas, ya que la municipalidad no cuenta con los recursos necesarios para impulsar en esas comunidades un proyecto de letrinificación.
Durante la realización del estudio, los investigadores del CIRA cerraron un pozo comunal ubicado en la comarca Puerta de París, jurisdicción de San Pedro de Lóvago, por estar contaminado con heces fecales.
¿Estudio parcializado?
Por su parte, el historiador chontaleño Omar Lazo Barberena señaló que los resultados de este estudio son parcializados y que favorecen a la empresa minera, ya que según el diagnóstico sólo hay heces fecales y un poco de contaminación humana, pero la presencia de plomo, zinc, mercurio y cianuro fue detectada en mínimas cantidades, por lo que según ellos no hay que preocuparse. “Esto es sospechoso”, señaló Lazo Barberena.
“Fue una burla a la inteligencia de los presentes decir que las empresas mineras no tienen responsabilidad en la contaminación, ya que desde hace más de 100 años hay plomo en el río, producto de las minerías, y es esta gente la que ha vivido en carne propia los efectos de la contaminación minera cuando son sus vacas las que abortan de tanto consumir esa agua, así como las enfermedades en la piel que padecen las lavanderas y otras más, pero que no se les ha dado la importancia debida”.
Agregó que “el CIRA al presentar este estudio más bien lo hizo como para calmar los ánimos de la población a la hora de que se otorguen concesiones mineras solicitadas por el Mific desde tiempo atrás y que sólo espera un aval del Marena para proceder, sin embargo, el Marena también fue parte de este estudio, cuando se sabe que como instituciones estatales se entienden y tienen intereses en común”.
Al único que le interesan las concesiones mineras es al Estado por los impuestos que cobran, ya que después las transferencias que hacen a los municipios afectadas son raquíticas y antojadizas, por lo tanto, los municipios afectados se oponen a estas concesiones.
El historiador agregó que otro aspecto sospechoso del estudio fue decir que el medio ambiente ha sufrido cambios drásticos, pero se dijo en tono bajo cuando se debió haber gritado a pulmón abierto, ya que se sabe que con las explotaciones a cielo abierto se vuelan cerros completos, de donde salen las fuentes de aguas naturales, y con reforestar no hacen nada porque después de una explotación minera, cuando se pierde un cerro, una fuente de agua, un paisaje sólo queda muerte y destrucción en el ambiente.