Departamentos

Tenerías sin recurso para dejar de contaminar

* Muchos se resisten a reubicar curtiembres * Actividad de importancia económica, pero…

Marianela Flores

LEÓN -Teneros de León buscan una alternativa ante la entrada en vigencia de la Ley del Medio Ambiente, que les prohíbe continuar vertiendo desechos al Río Chiquito. La aplicación de la ley no debe postergarse, dado que urge salvar ese recurso natural.
Durante una reunión con el Ministerio Público, el Marena, Minsa y funcionarios de la Alcaldía, los dueños de tenerías expusieron las limitaciones que enfrentan para mejorar el manejo de los desechos líquidos contaminados derivados de la curtiembre.
“Lo que necesitamos es financiamiento para el tratamiento de agua. Es sumamente caro, y no tenemos los recursos. Algunos reciclamos hasta tres veces el cromo, pero hay mecanismos que evitan contaminar el medio ambiente, y no estamos en capacidad de adquirirlos”, externó José Antonio Dávila Rodríguez, uno de los teneros leoneses.
Instalar una planta de reciclaje requiere al menos dos años y una inversión mínima de diez mil dólares. La preocupación de los pequeños empresarios es que con la nueva Ley Ambiental no podrán seguir con la actividad económica.
“No estamos preparados para la aplicación de esta ley, tenemos que iniciar un proceso de análisis con las distintas instituciones, en busca de soluciones que no afecten a las familias pobres. Toda la vida nuestros padres han vivido de esto, y vienen los diputados, aprueban una ley sin conocer la realidad”, indicó Euralia Zelaya.
Una fuente de ingresos importante
En León hay alrededor de 25 tenerías que emplean a más de ochocientas personas y producen entre cinco a seis mil pieles cada mes. La mayoría están ubicadas en las riberas del río Chiquito, en donde derraman las aguas contaminadas con sulfuro, cal y cromo, este último no degradable.
Una de las tenerías más grandes del país, La Bataham, es la única que cuenta con un sistema de oxigenación del agua y reciclaje de cromo, el que permite una descarga de apenas el uno por ciento de esta sustancia.
Alcaldía intentó reubicar tenerías
Hace varios años la Alcaldía, con apoyo de la cooperación internacional, construyó un edificio para trasladar a los teneros, pero solamente un reducido grupo aceptó ubicar sus pequeños negocios en el nuevo local.
“Es un lugar que no presta las condiciones, dijeron que era un parque industrial y son unos galerones, lo que necesitamos de financiamiento para hacer nuestro tratamiento de aguas en nuestras casas donde tenemos los negocios”, indicó José Antonio Dávila, uno de los teneros leoneses.
El fiscal departamental, licenciado Fredy Arana, aseguró que primero están conociendo la situación de los distintos sectores industriales para que se preparen y busquen soluciones a la contaminación. Consideró que la carga es mayor con esta nueva ley, y tendrá que existir un apoyo institucional para ampliar el personal.
Los teneros programaron otras reuniones e invitaron al alcalde de León para continuar analizando la problemática.