Departamentos

Proyecto de tilapias podría llegar a su fin

* Administrador del proyecto dice que no existe estabilidad jurídica para desarrollarlo en toda su capacidad, y que han encontrado demasiados obstáculos por parte de quienes desde un inicio se han opuesto

Lesber Quintero

ISLA DE OMETEPE
El polémico proyecto de crianza de tilapias que se viene desarrollando desde 2000 en el Lago Cocibolca, específicamente frente a las costas de San Ramón, en el municipio de Altagracia, podría cesar sus operaciones y marcharse a otro país a finales de julio, aseguró a EL NUEVO DIARIO el administrador de las instalaciones del proyecto, Alexis Gutiérrez.
Según él, los socios de la empresa Nicanor ya están estudiando detenidamente la posibilidad “de cerrar el proyecto y marcharse de este país, porque han encontrado demasiada inestabilidad jurídica en Nicaragua y múltiples obstáculos que no permiten que el proyecto se desarrolle en toda su capacidad, y esto ya les está generando pérdidas de 80 mil dólares mensuales, y por eso sólo van a esperar unos dos meses más para ver si al fin los dejan trabajar, pues de lo contrario desistirían de cultivo y procesamiento de tilapias” comentó.
Gutiérrez detalló que la gota que derramó el vaso fue la introducción de un recurso de amparo por parte de hoteleros de la Isla de Ometepe, a la Corte Suprema de Justicia, para frenarles una concesión que les cedió el Mific, en la cual se les permite que extiendan el proyecto sobre toda la bahía de San Ramón, o sea, colocar unas 206 jaulas flotantes más sobre esa área, aparte de las siete con las que vienen trabajando desde 2000.
“No obstante, con el recurso de amparo que introdujeron a la CSJ, los hoteleros de San Ramón, y en especial los señores César Riguero y René Molina, no se les permite colocar las 26 jaulas hacia el sector norte de la bahía y no se sabe hasta cuándo se tendrá la resolución del caso” comentó.
No les dan el permiso para instalar planta
Añadió que otro obstáculo que los está perjudicado es el hecho de que las autoridades del Marena no les den aún el permiso de instalar una planta procesadora en San Ramón, que les permitiría la producción, procesamiento, empaque y exportación de tilapias en el mismo lugar, y que por ende les bajaría los costos de producción, “ya que en la actualidad tenemos que extraer los peces de las jaulas y trasladaros hasta Tipitapa, y esto los eleva los costos y genera ventajas a nuestros competidores”
Generarían 200 empleos
El administrador de la crianza de tilapias detalló que la planta procesadora tiene un valor de dos millones de dólares, y generaría unos 200 empleos más en la zona, aparte de los 35 actuales. Sin embargo, según él, ya hay preocupación entre los trabajadores y los familiares de éstos, pues ya se les hizo ver la posibilidad de retirarnos.
Ante tal temor, unas 50 personas --entre trabajadores del proyecto y sus familiares-- marcharon el horas de la tarde del sábado hasta en frente de los hoteles de Riguero y Molina, para exigirles que hicieran a un lado sus intenciones de frenar el avance de la empresa, ya que aducían que quedarían en el desempleo y eso los obligaría a emigraran a Costa Rica o morirse de hambre.
Sin embargo, al único que encontraron fue al señor Molina, con quien tuvieron un acalorado y a veces chistoso encuentro. “Don René Molina, usted tiene dinero, no nos quite la posibilidad de trabajar, deje en paz a la empresa Nicanor, si acá al lago lo contaminan hasta ustedes mismos y nadie les dice nada”, explicó la señora Yolanda Valle, tras hacer referencia a que no sólo al cultivo de tilapias se le puede señalar de estar contaminando al lago Cocibolca.
Por su parte, el señor Molina les explicó que eso era un asunto que lo tenían que resolver instituciones como Marena y la misma CSJ, y que ellos (los hoteleros) no podían hacer nada. No obstante, al final, dijo que conformaron una comisión de cinco personas para que se reunieran a platicar con él y el señor Riguero.
Explicó a EL NUEVO DIARIO que ellos se oponen a la nueva concesión porque la empresa Nicanor ocuparía toda la bahía de San Ramón, para el cultivo y cosecha y los dejarían sin salida, “los paseos a turistas ya no se podrían hacer porque las lanchas no tendrían salida”, concluyó diciendo Molina.