Departamentos

Extracción ilegal en Cerro Negro

* Camiones llegan tres veces por semana para sacar material rocoso de las faldas del volcán * Vecinos temerosos por lo que consideran están socavando las bases que les puede afectar con una erupción

Marianela Flores

LEÓN
El Cerro Negro, uno de los volcanes más activos del país, ubicado en este departamento, está siendo explotado por desconocidos que llegan en camiones a extraer el material rocoso de sus faldas.
Hace varios meses hubo denuncias ante la municipalidad sobre la extracción de arena del coloso, por lo que la actividad ilícita se detuvo temporalmente, dada la presencia de vigilantes.
No obstante, la población aledaña nuevamente es testigo de los camiones que pasan cargados de rocas al menos tres veces por semana. “Se detuvo un tiempo, pero otra vez están llevándose el cerro, eso nos puede perjudicar cuando se produzca una erupción, porque lo están socavando, y la naturaleza cobra todo lo que le hacemos”, sostuvo Jerónimo Estrada, poblador del sector.
Desde Poneloya
Cuando llegamos a las faldas, en el área del mirador comprobamos la presencia de uno de los camiones, nos acercamos al conductor, quien aseguró desconocer que es prohibido explotar recursos en áreas protegidas. “A mí me manda mi patrón, el dueño del camión, que habita en Poneloya, ésta es la tercera vez que vengo”, refirió el chofer.
Aseguró que el material no lo venden, sino que es utilizado para reparar unos caminos, sin embargo, en denuncias anteriores informaron que lo ocupan como material de construcción.
Guardaparques
no dicen nada
En el Cerro Negro hay dos guardaparques permanentes, quienes están permitiendo el acceso de los camiones, “no nos hacen caso, y pasan hasta las faldas”, subrayó uno de ellos.
No tienen ningún documento que les autorice restringir el acceso e informar las prohibiciones y obligaciones en cuanto al área protegida.
“El cerro es un atractivo turístico, diario vienen visitantes, y debe existir mayor cuido no sólo de los pobladores, sino también de la municipalidad, para preservar las bellezas naturales”, refirió María Manzanares, habitante del lugar.