Departamentos

Extraño fuego en El Castillo


Tania Jiménez

En la madrugada de ayer, en el municipio de El Castillo se registró un voraz incendio, cuyas llamas devoraron la distribuidora “Melany “, propiedad de Abner Espinoza, quien calcula una pérdida material de medio millón de córdobas. El incendio también consumió la casa vecina, dejando en esta última una pérdida aproximada de 300 mil córdobas.
El propietario de la distribuidora “Melany” no descartó mano criminal en este incidente, puesto que al tratar de sofocar el fuego que consumía todo el negocio, observaron, entre otras cosas, un mechón con diesel, y que se estaba quemando la tercera parte de la puerta de abajo hacia arriba, además, también habrían vaciado unos bidones con combustible que había en la distribuidora.
“Se puede observar las malas intenciones, sobre todo porque rompieron la malla para penetrar en el local. Yo tenía exactamente seis meses de haber iniciado el negocio, donde vendía electrodomésticos y mercaderías en general, y la construcción estaba hecha con todas las normas de seguridad que establecen los bomberos; no fue ningún corto circuito”, enfatizó el propietario de la distribuidora.
Fiesta de Primero de Mayo, el pretexto
En Boca de Sábalos, municipio de El Castillo --a media hora de donde ocurrió el incendio-- se realizaba una amena fiesta con “Dimensión Costeña”, donde los habitantes de El Castillo inauguraban su cancha deportiva. Abner Espinoza, su familia y sus trabajadores se encontraban en la fiesta, al regresar en lancha a la una y media de la mañana, antes de arribar a El Castillo observaron el fuego. “Fuimos como 20 personas a la fiesta, y al ver el incendio, éstas empezaron a brincarse la malla y a tratar de ayudarme a sofocar el fuego”.
Como ninguno de los presentes sabía qué hacer ante este tipo de incendios, la gente empezó a cargar baldes con agua para tratar de sofocarlo, “hasta este momento el fuego sólo estaba en la puerta de la distribuidora, no se había quemado aún la casa del vecino de nombre Eduardo Galeano”.
Cuando la gasolina llegó a la bodega, todo quedó convertido en cenizas, y la casa que estaba a la par se quemó, el vecino estaba durmiendo cuando ocurrieron los hechos, “él me manifestó que no escuchó nada, gracias a Dios él se encontraba solo en su casa, su familia estaba en Costa Rica”, dijo.
“Cuando llegamos al lugar había varios vecinos presenciando el siniestro, en ese momento había sólo pequeños fuegos, pero ninguno hizo el intento de tratar de controlarlos. Nadie pudo hacer nada, según me comentó Carmen Taisigue, quien dice que se tiró cuando estaba iniciando el fuego, pero no podía hacer nada sola. En ese momento lo que se estaba quemando era únicamente la gasolina que se derramaba”, puntualizó Espinoza.
Propietario presume envidia como móvil
Abner Espinoza dijo no haber recibido ninguna amenaza, y presume que quienes cometieron este acto delictivo lo hicieron motivados por la envidia: “Soy un hombre que trabajo desde las cinco de la mañana hasta por la noche, para mí no existen sábados ni domingos, mi mujer trabaja en el restaurante, hemos crecido a punta de sacrificio, y todo lo que tenemos es por nuestro propio esfuerzo”, expresó el propietario de “El Cofalito”
“Me voy a levantar de nuevo, voy a volver a poner la distribuidora; hay personas que no conciben que otros se superen, como yo lo he hecho, esto puede ser el motivo del incendio…, no estoy acusando a nadie. Que la Policía realice las investigaciones, lo demás lo dejo en las manos de Dios”, agregó.
La denuncia fue interpuesta ante las autoridades policiales de Sábalos, el primero de mayo, las cuales realizaron la primera inspección, hasta hoy, según refirió el propietario del local, llegaría el investigador que llevará el caso.
Asimismo, dijo que fuera del local se encontraron todavía camisas rotas, que no usaron, y envueltas con tiras embebidas en diesel, “sospechosos puede haber varios, pero las cosas no se van a saber ahora, sólo mediante una investigación exhaustiva de la Policía, y eso lleva tiempo”, concluyó Espinoza.