Departamentos

Demandan juzgados de audiencias y adolescencia

* Competencias creadas no dan abasto y propósito es reducir impunidad y “Ley del Talión” * Proyecto procura que justicia sea gratuita en la zona, que por la lista de dificultades es como que se pagara

Las Minas, Raan
Un proyecto judicial que consiste en la creación de dos juzgados de distrito, uno para lo penal de audiencias y otro de adolescentes, para establecerse en la ciudad de Rosita, pero también para atender las municipalidades de Bonanza y Prinzapolka, es la demanda que han hecho llegar las autoridades de estas localidades a la Corte Suprema de Justicia (CSJ).
El propósito del proyecto, según los demandantes, es acercar la justicia con sus usuarios en los abandonados municipios. De igual manera, pretende abaratar los gastos que se requieren para acudir a los tribunales de justicia.
Pero también para descongestionar la carga de trabajo que tiene la juez de Audiencias. Lo mismo que el de Adolescentes, quien a la vez es juez de juicios penales, ambos juzgados radicados en el municipio de Siuna.
Limitaciones y obstáculos
Para ninguno de los habitantes en la RAAN es un secreto que, en las localidades de Prinzapolka, Bonanza y Rosita, se suelen manifestar limitaciones y obstáculos de accesibilidad al sistema judicial en asuntos de distrito penal, según el juez suplente del Juzgado de Distrito Penal en Las Minas, Fulgencio Velásquez Guzmán.
El judicial razona que por las características propias de la zona, como el alto costo de la vida, falta de acceso a sistemas de comunicación y sumado a los pésimos caminos, más las distancias de casi cien kilómetros que se requieren para acudir a los juzgados competentes para lo penal, establecidos en Siuna, hacen que sean fácilmente violentados las garantías y derechos individuales de sus habitantes.
Debido a esos motivos es que surgen manifestaciones de “no voy ( a los juzgados), porque es lejos y no tengo dinero”. Además de que “es más el gasto que los resultados”. Y dictámenes de “libre a falta de pruebas o por vencimiento del término”. Y “prefiero hacer justicia con mis propias manos”, en parte, resumen la necesidad del proyecto judicial en Las Minas.
Más gente, más clavos
A juicio del diputado Eduardo Romero Olivero, el área rural y la ciudad de Rosita, lo mismo que en Bonanza y Prinzapolka, siguen poblándose de manera vertiginosa. Prueba de ello es que, en los últimos diez años, la cantidad de habitantes en estos tres municipios caribeños pasó de 35 mil a un poco más de los 80.
Los demandantes señalan que a mayor población, mayor manifestación social y mayor es la generación de conflictos y problemas legales, por lo que hay suma necesidad de aplicar la Ley, al lesionarse derechos y disposiciones de normas establecidas.
División de juzgados
Proponen que para atender de una mejor manera las causas penales, la juez de Audiencias, en Siuna, podría atender los municipios de Mulukukú, Waslala y el mismo Siuna. Y la nueva autoridad judicial con la creación del Juzgado de Audiencias, en Rosita, atendería a los habitantes de Bonanza, Prinzapolka y Rosita. En esta última municipalidad se creó la sede de un defensor público y la de un fiscal auxiliar.
Los magistrados de la CSJ aún no se pronuncian en cuanto a la viabilidad de la demanda de creación de dos juzgados más en el norte de la Costa Caribe.