Departamentos

Un jordano "enamorado" de Chinandega

* Llegó en 1996, tras recomendación de explorar el país para invertir * Sus padres le dijeron: “Es un país de oportunidades”, lo que entonces no creía * Ahora cuando viaja a su tierra, se desespera por volver al calor del suelo chinandegano

Chinandega
Un retrato de su natal Jordania, dos fotos de sus progenitores con sus respectivos atuendos y un ejemplar del Corán adornan su amplia oficina en pleno centro de Chinandega, donde llegó en 1996.
Se trata de Haitam Naim Shihab, quien llegó a esta ciudad persuadido por sus padres de que Nicaragua tiene oportunidades.
Para comprobarlo hizo un recorrido por Masaya, León, Chontales, Estelí, Matagalpa y Bluefields.
“Descubrí que Chinandega es eminentemente agrícola, de pujante economía, y su gente es muy amable igual que en todo el país”, aseguró el jordano, mientras hace su acostumbrada supervisión en su tienda de ropa y artículos variados, en la cual atiende con la misma cortesía a pudientes y pobres.
Como en casa
En el 2002, Shihab obtuvo la ciudadanía nicaragüense y declara que hoy ama tanto a esta ciudad occidental como a su propio terruño, en el Medio Oriente.
En pocas semanas, aprendió el español y a hacer amigos de todos los estratos sociales. Mientras realiza sus compras en el mercado platica amenamente con los comerciantes, y si alguien le pide un favor, está dispuesto siempre a servir.
Afanoso e inquieto, este jordano de buen corazón, se mueve entre sus negocios de próspero comerciante, participa en las labores de socorro con los bomberos federados en cualquier punto de Chinandega, y filma para el noticiero de su canal televisivo local.
Por su labor tesonera fue seleccionado, en el 2004, como presidente de la Cámara de Comercio de Chinandega; excelente amigo de las autoridades civiles y militares, y desde abril de 2005, dirige el canal 29 de trasmisión abierta UHF, con el lema: “Ayudar al desarrollo de la comunidad”.
Orgulloso de ser nica
Se siente orgulloso de ser nicaragüense y está motivado para seguir fortaleciendo sus negocios y ayudar a la población. “La gente me saluda con mucho cariño, respeto mucho la religión y las costumbres que tienen. La mejor prueba es que, a través del medio de comunicación televisivo, le damos cobertura”, indicó.
Mientras saborea una taza de té, afirmó que pondrá todo su empeño y recursos económicos para sacar adelante a esta rica región de mucho potencial turístico y agrícola.
Quería volver a Chinandega
Aunque se encuentra muy lejos de su familia, Shihab mantiene comunicación constante con sus padres, y está muy feliz, porque en junio de 2005 contrajo nupcias con la simpática joven Maysum. Reveló que tras dos semanas de ausencia cuando viajó a su país en esa ocasión, se desesperaba por estar en Chinandega.
Manifestó que sus progenitores están sumamente contentos con él, y próximamente lo visitarán para celebrar a lo grande sus 35 años de vida. El jordano-nicaragüense invitará a este agasajo a los chinandeganos que deseen asistir a la cancha “Salomón Ibarra”. “Ahí habrá muchos premios”, añadió con regocijo.
Por su esfuerzo y disposición en labores de apoyo desde finales de 1998, cuando ocurrió el paso inclemente del huracán Mitch que dejó miles de muertos con el deslave del volcán Casitas, en Posoltega, los Bomberos Unidos Sin Fronteras de España (BUSF), le otorgaron recientemente la vicepresidencia honoraria a nivel centroamericano, lo cual asegura que lo compromete a seguir trabajando en favor de los miles de chinandeganos.