Departamentos

Nombran nuevos cónsules de El Salvador en Chinandega

* Nuevas autoridades anuncian que facilitarán trámites de viajes para nicas que quieran trabajar en ese país

Chinandega
El Gobierno de El Salvador nombró a Paulina Acosta Oertel como Cónsul General y a Asdrúbal Aguilar como Cónsul de la representación diplomática en este departamento, tras sustituir a Oscar Seriles, quien fue enviado con el mismo cargo al estado de Veracruz, México.
Al concluir una visita de cortesía al coronel Tirso Mairena Martínez, jefe del Segundo Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua, Acosta Oertel, trasladada de Houston, Texas, dijo a EL NUEVO DIARIO que su Gobierno elevó a categoría de Consulado General la oficina ubica en Chinandega, tomando en cuenta el amplio flujo de nicaragüenses ubicados en el “Pulgarcito” de Centroamérica.
La Cónsul General aseguró que ofrecen todo el apoyo necesario a los nicaragüenses que deseen salir legalmente hacia territorio salvadoreño en búsqueda de empleo para sufragar sus necesidades básicas.
“Damos las indicaciones necesarias de cómo deben hacer para entrar legalmente y tener allá un permiso de trabajo durante 6 meses renovables. El Salvador da toda clase de beneficios a las personas que quieran ingresar legalmente a nuestro país, y así puedan trabajar libremente”, aseguró la diplomática.
Para facilitar trámites de viaje
Por su lado, Asdrúbal Aguilar, quien fungió como Cónsul en Los Ángeles, California, informó que los nicaragüenses que pretendan viajar a El Salvador, ya no tienen que acudir a Managua a realizar sus respectivos trámites.
Manifestó que en el Consulado General, los pobladores de León, Chinandega, Potosí, El Guasaule, Corinto, entre otras ciudades de Occidente, pueden tramitar pasaporte, visas auténticas, entre otras diligencias para viajar a la nación cuzcatleca.
El diplomático dijo que los nicaragüenses son tratados igual que los salvadoreños, y les extienden un documento de identidad migratorio con su respectivo código de barra renovable cada seis meses.
Agradeció la contribución de 80 mil nicaragüenses que trabajan legalmente en el desarrollo de El Salvador, el país más pequeño, pero más industrializado de Centroamérica.
Los cónsules recién llegados a Chinandega dijeron que se sienten como en su propia casa por la hospitalidad y el cariño demostrado por los representantes de autoridades civiles, militares y la población en general.