Departamentos

Promueven producción de cacao en Las Minas

* Productores crean consorcio con visión empresarial y de desarrollo socioeconómico para la RAAN * Proyecto es una alternativa productiva para familias rurales de Bosawás, donde se esperan 240 toneladas de cacao al año

LAS MINAS, RAAN -La minería y la madera, además de la agricultura desordenada y la ganadería, podrían dejar de ser los principales rubros en que se concentran las economías locales en Las Minas, en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, debido a iniciativas de producción y comercialización de cacao, el cual está abriéndose paso en la zona, donde ya es considerado como una esperanza para el desarrollo socioeconómico de esta zona de la Costa Caribe.
Al menos 240 toneladas de cacao al año es lo que esperan acopiar, procesar y comercializar, pero inicialmente sólo de Bonanza y Siuna. Los productores de cacao en el lugar afirman que la actividad cacaotera en la zona es como la punta de lanza para generar riqueza, empleo y prosperidad en sus municipalidades y la región.
Lo anterior se desprende del recién inaugurado proyecto denominado Cacao Bosque, en el municipio de Bonanza, donde los representantes de 1 mil 200 socios, organizados en 16 asociaciones de productores, cooperativas, unión de cooperativas y organizaciones de mujeres rurales, al ritmo de la danza Bosawás, han dado como iniciada la producción de cacao en Bonanza y Siuna.
Discursos de buenos augurios, capacidad, sostenibilidad, confianza, abrazos y palmadas de éxitos, sellaron el ciclo de aprobación en la inauguración del proyecto Cacao Bosque, cuya iniciativa parece indicar que es apenas el inicio del auge del cacao en la RAAN.
Rentable y competitivo
Son 24 comunidades de Siuna y 18 de Bonanza, con 414 familias, que han decidido producir cacao orgánico en sus fincas. Los productores aspiran convertirse en empresarios cacaoteros del sector minero, por lo que se proponen que el proyecto productivo debe ser rentable y competitivo en el mercado nacional e internacional, y para ello crearon un consorcio meramente de producción, manejo y comercialización de cacao.
Ya lograron un primer paso, considerado vital para hacer realidad esos sueños: el proyecto cacaotero ha sido incluido en el Programa de Reactivación Productiva Rural (PRPR), del Instituto de Desarrollo Rural (IDR), que anunció la aprobación de 384 mil 749.88 dólares, correspondiente al 62% de los 620 mil 564.32 dólares proyectados en la inversión de desarrollo del cacao en Bonanza y Siuna.
Las perspectivas de producción han sido planteadas por el denominado Consorcio de Desarrollo de los Municipios Mineros de Bonanza y Siuna (Condebosiu), que para comenzar han decidido ampliar las siembras de cacao hasta 350 hectáreas, y restaurar 250 hectáreas existentes cerca y dentro de la zona de amortiguamiento de la reserva de biosfera Bosawás.
Vale destacar que el cultivo de cacao ha sido tradicionalmente producido en la zona de la reserva de biosfera Bosawás, siendo los pueblos indígenas los que han preservado esta tradición hasta nuestros días, haciendo del cacao un producto básico en su alimentación y en la modalidad de intercambio.
Condiciones óptimas
Las condiciones ecológicas de los municipios a producir cacao orgánico son óptimas. En el caso de Siuna, aproximadamente el 30% tiene cobertura boscosa, un 30% está en condiciones de barbecho y el 40% bajo sistema tradicional de explotación agropecuaria.
En cambio, en Bonanza las condiciones ambientales son más favorables, dado que el grado de disturbación es menor, se estima una composición forestal de 50% bosque, 30% de barbecho y 20% de explotación agropecuaria tradicional.
Faustino Rivera Salgado, Presidente de Condebosiu, dijo que por el apoyo directo que facilita el IDR a los campesinos en Las Minas, para promover la producción de cacao, cerca y dentro de la zona de amortiguamiento de Bosawás, “las familias asentadas ya no serán rehén del abandono, porque parece mentira, pero por fin hay humo blanco en la zona”.
El ahora dirigente cacaotero criticó las políticas de financiamiento dirigidas a frenar la frontera agrícola en la zona a través de prácticas poco comunes, como el desalojo mediante el uso de la fuerza. A su juicio, lo que se requieren son alternativas productivas en coherencia con la protección del medio ambiente, como la iniciativa de producción de cacao en fincas de productores asentados a la orilla y dentro de Bosawás.
Esperanzas con el cacao
La gerente del IDR en la RAAN, María Auxiliadora Rodríguez Aburto, manifestó a EL NUEVO DIARIO que la intención de su institución es la de mejorar la condición económica y organizativa de los productores agrícolas, así como la de los asociados en el consorcio Condebosiu. Dijo que en este caso procuran expandir las iniciativas de producción de cacao, rubro que a mediano o largo plazo representará una alternativa socioeconómica y de desarrollo en la RAAN.
El cacao y algunas cifras
300 mil hectáreas de cacao se pueden sembrar en la Costa Caribe, según Hans Grebe, experto cacaotero de Waslala.
37.50 dólares pagan el cacao crudo sin fermentación los comerciantes informales en Siuna y Bonanza.
200 de 500 toneladas de cacao, es lo que ha descendido en exportaciones esa producción en Nicaragua.
4 mil toneladas de cacao anual es la demanda internacional real, y entre los potenciales clientes destacan Francia y España.