Departamentos

Autorizan venta de pólvora en andén peatonal


Juigalpa, Chontales
Doce vendedores de pólvora fueron autorizados por el Cuerpo de Bomberos de la ciudad. Éstos fueron ubicados en el andén del cementerio, local que se fijó como único lugar para comercializar este tipo de producto.
Los acreditados deben cumplir con todas las normas establecidas por los apaga fuego, ya que en años anteriores los polveros se rehusaron a hacerlas efectivas, pero en esta temporada la Policía aplicará las restricciones indicadas en la Ley 510.
A los vendedores de pólvora le corresponderá desempeñar las siguientes medidas de prevención: no mantener gran cantidad de este producto explosivo; tener en sus tramos una cubeta con agua y otra con arena; no venderle a menores de edad ni a personas en estado de ebriedad.
Ligia García, jefa del Cuerpo de Bomberos local, informó que para constatar el cumplimiento de las disposiciones mencionadas, un oficial de esa institución de servicio será ubicado por catorce horas, durante las cuales supervisará el desarrollo de la actividad.
Fue categórica al decir que al igual que en años anteriores no se permitirá la comercialización de pólvora en los mercados Central y Mayales, donde orientaron a los vendedores ilegales de este producto, como a doña Aura Lila López (cariñosamente la Masaya) y a Roberto Luna, trasladarse al único lugar autorizado para esta actividad.
Cada vendedor para obtener su permiso, pagó al cuerpo de Bomberos la suma de 150 córdobas, si incumplen lo acordado en tres oportunidades, se procederá a decomisarles el producto y a desalojarlos del sitio.
El único inconveniente presentado por la población es que él andén peatonal del cementerio quedó saturado de tramos, y la gente para poder transitar tienen que bajar a la calle, siendo ésta peligrosa por el tráfico constante.
“Lo único que le pedimos a la policía es que los comerciantes de pólvora se ubiquen de tal forma que se pueda transitar por el andén, porque es peligroso que los niños y toda la población tenga que circular por la calle, ya que ésta es demasiado traficada, y como es inclinada los carros circulan a alta velocidad”, señaló Socorro López, habitante de la ciudad.