Departamentos

Periodistas culturales de CA intercambian experiencias

* Invitación de Sala de Teatro Justo Rufino Garay

granada
Con el propósito de incluir un taller que ayude a los periodistas culturales a acercarse más al teatro para que hagan crítica y contribuyan a crear un público más exigente que les ayude a mejorar su trabajo en términos artísticos y técnicos.
Los hombres de prensa de Centroamérica intercambiaron experiencias invitados por los miembros de la Sala de Teatro Justo Rufino Garay, de Nicaragua, con el apoyo económico de la organización sueca para el Desarrollo Internacional (ASDI).
Lucero Millán, Directora de la Sala de Teatro Justo Rufino Garay, explicó a EL NUEVO DIARIO que el proyecto de capacitación del sector teatro en Centroamérica, conocido como El Carromato, comprende una serie de capacitación teatral, un estudio de políticas culturales en los países del istmo y el establecimiento de una red de profesionales.
El objetivo principal consiste en lograr que el público tenga acceso, se reconozca e identifique con las ofertas de un teatro con mayor calidad y efectividad artística ética.
En el seminario taller participó como panelista el maestro Fernando Deito, intelectual mexicano que coordina varios elementos como teatrista, escritor y crítico literario.
“Nada mejor que estar con él, compartiendo su experiencia para mejorar el producto espiritual artístico para servir de mediadores entre el público, el medio de comunicación y la obra en sí”, dijo el columnista Armando García, del diario La Prensa, de la República de Honduras.
García estuvo acompañado de sus colegas hondureños Marcela Hernández y Freddy Ponce, teatrista y estudiante de comunicación, éste manifestó que en su país no hay ningún periódico que dedique una página cultural. Aunque aclaró que “hay dos periodismos que tienen a dos personas que hacen periodismo cultural en teatro, arte danzaria, artes visuales, literatura, poesía, la novela y el cuento”.
Ruth Gregory, del periódico El Faro, de la República de El Salvador, argumentó que adquirió nuevos conocimientos para aplicarlos en su profesión, al considerar que tienen limitantes en el ámbito del teatro.
“Esto es una oportunidad para especializarlos para tener elementos en abordar la crítica de teatro, aunque sea por corto tiempo, y siento la necesidad de que hace falta una facultad para especializarnos a profundidad”, comenta Gregory.
En el intercambio cultural organizado en el Convento San Francisco de la ciudad de Granada por los miembros de la Sala de Teatro Justo Rufino Garay, asistieron colegas como Daniel Domínguez, de La Prensa; Pablo Alvarado, Juan Carlos Lemus e Ingrid Roldán, de la Prensa Libre, de Guatemala.
Lo mismo que Tobía Sobare, de la República de Costa Rica, así como editores culturales de EL NUEVO DIARIO y La Prensa, de Nicaragua.