Departamentos

Productores aprenden a procesar frutas y hortalizas

* INTA los capacita en elaboración de mermeladas, dulces, jaleas y encurtidos

Masaya
Productores de la región suroriental podrán mejorar su alimentación y sus ingresos económicos con un nuevo valor agregado en sus frutas y hortalizas, cuando pongan en práctica las técnicas para elaborar mermeladas, dulces y jaleas de frutas tropicales y encurtidos de hortalizas que siembran en sus propios huertos.
Norma Barrios, de la comunidad de Charco Muerto, en el municipio de Granada, fue una de las beneficiadas, quien dijo que por primera vez tuvo conocimiento acerca de cómo hacer encurtidos de hortalizas y mermelada de piña. Aunque refirió que los instrumentos son costosos, no descartó la posibilidad de agruparse con otras mujeres para aplicar las técnicas.
“Voy a multiplicar la experiencia con otras productoras. El coyol es nativo en la comunidad, por eso nos interesa saber elaborar vinos; para empezar, vamos a elaborar mermeladas y jaleas de melón, piña y granadilla, aunque estas frutas no se siembran en la comunidad, el organismo que nos atiende puede facilitarnos en intercambiar productos”, dijo con entusiasmo Barrios.
La capacitación fue impartida por Miguel Lacayo, especialista en agroindustria del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) en el Centro Experimental Campos Azules de Masatepe, donde los productores aprendieron métodos de conservación que podrían aplicar, sobre todo cuando los precios bajan.
Más de 400 capacitados
Lacayo manifestó que durante las capacitaciones los productores salen con conocimientos para preparar hasta ocho productos de una misma fruta. “Se pretende salir de los productos artesanales que carecen de control y estándares de calidad, para hacerlo con estándares establecidos sin que varíe la calidad hasta alcanzar la pequeña industria”.
Los productos procesados, para iniciar tendrían un mercado nacional mientras los fabricantes van cumpliendo con los requisitos técnicos y legales, además de la licencia sanitaria, para después buscar comercialización exterior, dijo Lacayo, quien ejemplificó que los precios en los supermercados alcanzan los 35 córdobas el pote de 16 onzas de jalea de piña, dejando utilidades de unos veinte córdobas por unidad, con la cual sólo se necesita una piña y dos días para procesarla.
El funcionario aseguró que desde 1999 el INTA ha capacitado en todo el territorio a unos 450 productores sobre el procesamiento de frutas y hortalizas. En la región existen tres grupos que comercializan, siendo el que más se destaca el de la Laguna de Apoyo, donde productores que trabajan con el organismo Visión Mundial procesan en una pequeña planta encurtidos y jaleas que son suministrados al organismo para garantizar la merienda de 200 niños de la comunidad.